YOLANDA CARDO  El presidente catalán, José Montilla, y Fornesa  inauguraron ayer un programa de acción social de La Caixa
YOLANDA CARDO El presidente catalán, José Montilla, y Fornesa inauguraron ayer un programa de acción social de La Caixa

Fornesa insiste en que la venta del Sabadell es «sólo una reordenación de la cartera»

E. ARMORABARCELONA. Con la venta de su participación en el Banco Sabadell (BS), La Caixa sólo ha seguido la «hoja de ruta» que su actual presidente, Ricardo Fornesa, se marcó cuando asumió las riendas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

E. ARMORA

BARCELONA. Con la venta de su participación en el Banco Sabadell (BS), La Caixa sólo ha seguido la «hoja de ruta» que su actual presidente, Ricardo Fornesa, se marcó cuando asumió las riendas de la entidad. Fornesa se comprometió a reorganizar los negocios de la entidad dando prioridad a unas carteras (principalmente la financiera y la de seguros) en detrimento de otras.

El presidente de la primera caja española insistió ayer en que la salida del Sabadell, que generará una plusvalía de 615 millones, responde exclusivamente a «una reordenación de la cartera» de la entidad.

Ricardo Fornesa considera «positiva, adecuada y útil» la venta, que, según precisó, «ha dejado a todos contentos». Que La Caixa abandonaría el Sabadell no era un secreto para nadie. De ahí que la operación no sorprendiera al mercado. Tampoco fue una novedad que se cerrara antes de culminar 2006, ya que la nueva normativa fiscal, que entrará en vigor el próximo enero, endurece y encarece la tributación de las plusvalías e impide las deducciones por reinversiones empresariales en finanzas y seguros.

Con la salida del capital del Sabadell, tras cinco años de relaciones no precisamente idílicas, La Caixa sigue perfilando lo que constituirá su «holding» financiero, en el que agrupará todas las participaciones industriales, para sacar a Bolsa un máximo del 49%.

Estas ventas le permitirán también tirar adelante su proceso de expansión internacional.

Agbar vende su parte en Emte Por otro lado, ayer trascendió que la filial de aguas de La Caixa, Agbar, ha vendido su paquete accionarial en Emte (50%) a Solduga, compañía que controla la familia Sumarroca, que hasta ahora tenía el 17% del grupo de servicios integrales de ingeniería. La operación se ha cerrado por 107,3 millones de euros, según informó ayer la compañía a la CNMV.