SIGEFREDO  Ricardo Fornesa

Fornesa dejará la presidencia de Agbar en enero para dedicarse plenamente a La Caixa

Actualizado:

ABC

BARCELONA. El presidente ejecutivo del grupo Agbar (Aguas de Barcelona), Ricardo Fornesa, anunció ayer al consejo de administración de la compañía su decisión de abandonar la presidencia ejecutiva el próximo mes de enero y ha propuesto el nombramiento de Jordi Mercader para sustituirle. Fornesa ocupaba la presidencia de Agbar desde hacía 26 años.

Según ha informado Agbar en un comunicado, Fornesa ha tomado esta decisión para concentrar toda su atención en sus actuales funciones como presidente ejecutivo de La Caixa, precisamente en un momento en el que esta entidad ha provocado un terremoto en el sector energético español al liderar la opa de Gas Natural sobre Endesa y cuando se está discutiendo el nuevo estatuto de Cataluña, que podría contener importantes repercusiones sobre las cajas.

Fornesa ha manifestado su «profunda satisfacción» por la confianza depositada en él y su «agradecimiento» a los accionistas y al consejo de administración por su «apoyo incondicional».

Mercader, su sustituto

El presidente de Agbar ha expresado también su voluntad de «propiciar el relevo ordenado» y ha propuesto al consejo de administración el nombramiento de Jordi Mercader, actual vicepresidente segundo del consejo de administración de Agbar, como presidente, mientras que la dirección general seguirá a cargo de Ángel Simón Grimaldos.

Jordi Mercader, presidente del grupo Miquel y Costas, es también vicepresidente del consejo de administración de La Caixa.

Con la reciente inauguración de la torre Agbar el pasado día 16, según la compañía, «culminó una etapa que se inició el 5 de julio de 1979, en circunstancias difíciles para la empresa, que entonces tenía un elevado nivel de endeudamiento y unos márgenes de beneficios que no permitían pagar un dividendo a los accionistas». En estos años, Agbar ha apostado por la diversificación, la internacionalización y la búsqueda de oportunidades para crear valor y, durante 2004, obtuvo un resultado neto consolidado de 197,9 millones de euros y unos ingresos de explotación que superarán los 3.000 millones de euros en 2005.

Aguas de Barcelona está integrado por casi 250 empresas dedicadas a los servicios y cuenta con más de 31.000 empleados en todo el mundo.