Vista general de la planta de Ford hoy, martes 3 de enero de 2016, en la ciudad de Cuautitlan (México) - EFE

Ford no invertirá en México por la presión de Trump

La compañía decide destinar 700 millones de dólares a la planta de Michigan

Actualizado:

La compañía automovilística asegura que no ha acordado nada con Donald Trump, pero su anuncio de anular un proyecto de fábrica en México para mantener la inversión en una planta en Michigan, constituye un nuevo efecto de la campaña proteccionista emprendida por el presidente electo. Desde que el magnate lanzara su cruzada nacionalista para que las multinacionales estadounidenses creen empleo "por y para los norteamericanos", no para el goteo de decisiones en ese sentido.

La anunciada ayer por Ford supone que los 1.600 millones de dólares (unos 1.540 millones de euros) que había previstos para una planta en San Luis de Potosí (México), para fabricar modelos pequeños, se convierten ahora en 700 millones destinados a Michigan, donde la compañía automovilística prevé construir coches eléctricos, híbridos y autónomos.

El presidente de la multinacional, Bill Ford Jr., desveló ayer que había llamado al futuro presidente de Estados Unidos para comunicarle la noticia, que la propia compañía calificó de "voto de confianza" hacia quien regirá los destinos del país desde el 20 de enero. El presidente ejecutivo de Ford, Mark Fields, justificó que el cambio permitirá "usar completamente la capacidad de las instalaciones existentes".

Las amenazas de Trump, que recientemente arremetió en Twitter contra la compañía y le advirtió de que le impondría unas altas tarifas para la importación desde México, están causando un incuestionable efecto. Ayer mismo, lanzó otro aviso a General Motors, que fabrica en el país vecino sus modelos Chevy Cruze: "Fabrica en Estados Unidos o paga impuestos". Hace algunas semanas, el blanco de sus mensajes fue la compañía Boeing, que tiene el plan de construir una planta en China. Trump le amenazó con cancelar el pedido de la Administración para construir el nuevo Air Force One presidencial.