Los fondos españoles, en caída libre frente al triunfalismo del Gobierno

Los inversores sufren las segundas mayores pérdidas de la serie histórica y ven reducido su patrimonio bajo gestión por primera vez desde 2012

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Recuperación económica, bajada del paro, aumento del gasto social... El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo ayer balance del año arrogándose la f aceta de salvador de España. Al mismo tiempo, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco) le devolvía a la realidad. Los fondos nacionales han sufrido este año los estragos de la ralentización económica, hasta el punto de registrar pérdidas no vistas desde los peores años de la crisis.

En 2008, Lehman Brothers hizo temblar al mundo con su caída; entonces, los fondos de inversión españoles registraron una rentabilidad negativa (pérdidas) del 5,59%. Diez años más tarde, la historia se repite... aunque en esta ocasión ninguna entidad ha sufrido tal descalabro. Estos vehículos de inversión se han apuntado este ejercicio unos números rojos del 4,63%, el segundo peor dato de la serie histórica.

En plena economía boyante -que diría Sánchez-, hay quien no percibe esa «buena senda» de la que habló ayer el presidente del Gobierno. Así, desde Inverco explicaron que estas cifras obedecen a la volatilidad en los mercados. En otras palabras, la inestabilidad -española y mundial- que azota cada vez con más fuerza a los inversores. Solo hace falta fijarse en el Ibex 35, con una caída del 15,43% en el acumulado anual respecto a 2017.

El patrimonio, a la baja

Sin embargo, no solo la rentabilidad lastra este año los números. El patrimonio de los fondos se ha reducido en 4.217 millones en 2018, un 1,6%. De esta manera, los activos gestionados quedan a cierre de diciembre en 258.905 millones. Así las cosas, la minoración del patrimonio no es la tendencia habitual. O, al menos, así fue durante la recuperación iniciada bajo el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Desde 2012 no se veían bajadas en los activos -4,23% aquel año-, lo cual venía precedido de otros cinco ejercicos en negativo.

Esta bajada en el valor de los activos, pese a todo, no encuentra su razón de ser en que los clientes arriesguen menos su dinero en los fondos españoles, sino en cómo se han depreciado con el paso de los meses debido al desplome de los mercados.

En el acumulado anual, se han registrado suscripciones netas de 9.214 millones. Aun así, se trata de un dato engañoso para analizar la tendencia actual del mercado ya que desde septiembre el panorama se ha invertido. Ahora lo que predominan son las retiradas de capital. Por motivos de confianza, dicen los expertos, ya que las rentabilidades que se logran tanto en renta fija como variable no están demostrando el resultado esperado.

Los inversores han retirado casi 3.000 millones de euros de los fondos españoles desde septiembre

En septiembre, los clientes comenzaron a solicitar reembolsos de lo invertido -tras 30 meses consecutivos sin hacerlo-. Primero fueron 297 millones en el noveno mes; 493 millones en octubre; 763 millones en noviembre; y 1.435 millones en diciembre. En total, desde septiembre, los inversores han retirado casi 3.000 millones. Una cantidad que apenas representa el 1,15% del patrimonio de los fondos, pero que da ya buena cuenta de cómo el discurso de que España sigue en la buena dirección comienza a hacer aguas.

Lo cierto es que los inversores aún no han encontrado puntos de unión con este Ejecutivo. Como ejemplo, los casos de las VTC y los alquileres. En ambos supuestos los fondos mostraron su preocupación a Sánchez por las medidas que tenía en mente. Y, además, alertaron de que reducirían su inversión en España ante las nuevas trabas. Por ahora las inversiones en el acumulado todavía son positivas, aunque las medidas del Ejecutivo, la guerra comercial, el cierre del Gobierno de EE.UU. y la inestabilidad en la UE ponen en riesgo el sector de cara a 2019.