El Gobierno de Mariano Rajoy eliminó en 2013 la deducción por adquisición de vivienda habitual
El Gobierno de Mariano Rajoy eliminó en 2013 la deducción por adquisición de vivienda habitual - CARLOS RODRÍGUEZ

La fiscalidad del ahorro del PP prevé que cada persona se desgrave hasta 8.000 euros al año de la hipoteca

El compromiso electoral de Casado de eliminar los impuestos al rescate del ahorro financiero y en inmobilario para la jubilación tendría un coste para las arcas públicas de hasta 2.600 millones

MadridActualizado:

El programa electoral de Pablo Casado incluirá un giro radical en la tributación del ahorro financiero e inmobiliario de cara a la jubilación con el fin de ayudar a completar las pensiones públicas. El líder de los populares se ha comprometido, en caso de llegar al Gobierno, a extender los beneficios fiscales de los planes de pensiones al resto de productos financieros —acciones, depósitos, fondos de inversión—, pero también a la inversión en la compra de vivienda, y a que a la hora de rescatar todo ese ahorro para jubilarse no se tribute ni por el dinero invertido ni por los intereses, rendimientos y ganancias que haya generado.

Una de las líneas centrales del plan del PP, que la formación ha llamado «blindaje fiscal del ahorro», es la inclusión de la inversión en vivienda como un elemento más del ahorro para la jubilación, algo relevante teniendo en cuenta que los españoles invierten en torno al 70% de sus ahorros en la compra de su piso o casa. Pues bien, la propuesta de Casado prevé que quienes inviertan en la adquisición de su vivienda habitual puedan desgravarse la cuota de la hipoteca en su declaración de la renta.

Incentivo fiscal a la vivienda

En concreto, esa desgravación supondría una reducción de la base imponible de hasta 8.000 euros o hasta el 30% de los rendimientos netos del trabajo, como ahora mismo aplica para las aportaciones a los planes de pensiones. Esos límites son individuales, de forma que cada miembro de la pareja podría aplicársela en su declaración.

Esto supondría recuperar los incentivos fiscales a la inversión en vivienda que el Gobierno de Mariano Rajoy quitó en 2013 por la necesidad de sanear las cuenta públicas. Entonces, el Ejecutivo popular suprimió la deducción por adquisición de vivienda habitual, que llegó a restar 4.000 millones de euro al año de recaudación. De hecho, la propuesta de Casado contempla que aquellos que aún disfrutan de esa deducción por haber comprado su vivienda antes de 2013 podrían elegir entre mantener esa deducción o pasarse a la nueva desgravación.

Ahorro en el IRPF

Así, y según detallan desde el PP, una pareja en la que ambos trabajan y cada uno gana 20.000 euros al año, con un hipoteca de 150.000 euros a un tipo de interés del 2% a 20 años firmada después de 2013, paga una cuota mensual de 758,83 euros, sin que se apliquen ninguna deducción o desgravación en la declaración del IRPF. Con el llamado blindaje fiscal, cada miembro de la pareja se ahorraría 1.044,82 euros al año en su declaración, esto es, 2.089,64 entre ambos. Este cálculo aplicaría también a quienes ahora se benefician de la deducción, que les supone un ahorro fiscal menor, de 682,94 euros por persona al año (1.365,88 por pareja), y optasen por la desgravación.

Lo que el PP pretende hacer es extender las ventajas fiscales actuales de los planes de pensiones a la compra de vivienda. Pero además, los populares la aplicarían también al resto de activos financieros, como acciones, depósitos y fondos de inversión. Esa desgravación de hasta 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo aplicaría siempre y cuando esos ahorros se mantengan sin rescatar hasta la jubilación.

Además, en el momento del retiro y al rescatar ese dinero de planes de pensiones y otros productos financieros, así como las plusvalías generadas con la venta de la vivienda no tributarían en el IRPF. Cabe recordar que ahora mismo, al rescatar por ejemplo un fondo de pensiones, el dinero acumulado pasa a tributar como rendimiento del trabajo en el IRPF, elevando la base imponible y por tanto, según la forma de rescate y la cuantía rescatada, el tramo por el que hay que declarar, pudiendo llegar al tipo máximo.

Este compromiso electoral, en caso de que el PP consiga formar gobierno tras las elecciones generales del próximo 28 de abril e implante la medida, tendría lógicamente un coste para las arcas públicas en forma de menor recaudación. En concreto, de entre 1.750 y 2.600 millones de euros anuales, según cálculos de los populares.