El ICO ha financiado la expansión de buena parte de las empresas del Ibex

M.P. / A. I.S | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha participado en decenas de operaciones de expansión corporativa similares a la que realizó Sacyr en 2006 al adquirir el 20% de Repsol, y para la que esta entidad estatal aportó 350 millones de los 5.142 millones que tuvo que financiar la constructora presidida por Luis del Rivero.

El presidente del ICO, Aurelio Martínez, afirmó ayer que la financiación del instituto que preside en la toma de participación de Repsol por parte de Sacyr, con un 7% de la operación, es una más de todas las que financia esta entidad.

De hecho, aseguró que el ICO ha participado en la financiación de buena parte de las grandes operaciones o planes de expansión que las empresas del Ibex 35 han realizado. En ese sentido, añadió que lo normal es que aporte entre un 6 y un 7% del crédito total.

Emisiones de bonos

Para financiar estas operaciones, el Instituto de Crédito Oficial suele realizar emisiones de bonos en el extranjero y con el dinero que capta efectúa las operaciones de financiación que considera oportunas para la economía española. Según Aurelio Martínez, el Gobierno consideró que la operación de Sacyr sobre Repsol era una operación «buena y estratégica».

El ICO ha realizado financiaciones similares a la de Sacyr en el sector eléctrico de manera permanente. Por ejemplo, a Gas Natural el pasado mes de junio, cuando le aportó un crédito de 300 millones de euros. Asimismo, Enagás recibió una aportación financiera del Instituto de Crédito Oficial de 500 millones el pasado mes de abril y otro de 200 millones en marzo del año pasado.

En febrero de este año, el ICO también realizó un préstamo a Red Eléctrica por 225 millones y en julio de 2006 otorgó 130 millones a CLH. Mientras que en febrero de 2001 participó en la financiación de parques eólicos para Gamesa por valor de 216 millones de euros. Otro crédito ya de menor cuantía -80 millones de euros- para el desarrollo de energías renovables, lo concedió en febrero del año 2000. En este préstamo participó junto a La Caixa, como agente, y el Banco Cooperativo Español como coagente.

También junto a La Caixa aseguró un crédito sindicado de 129 millones de euros, en marzo del año 2000, para Basf-Sonatrach, destinado a la construcción y operación de una planta de deshidrogenación de propano en Tarragona.

Por otro lado, también ha participado en la salvación de la inmobiliaria Hábitat en diciembre de 2007 con un crédito de 115 millones de euros. Situación que, sin embargo, no consideró oportuno cuando le tocó el turno a Martinsa-Fadesa, que se ha convertido en una especie de «Lehman Brothers» español en el sector inmobiliario para que luego la banca haya tomado nota y evite que otras promotoras sigan el mismo camino. No obstante, en mayo de 2006, inyectó 300 millones en una promoción denominada Los Molinos-Buenavista.

Si nos remontamos más atrás, en noviembre de 2002 financió, junto al BBVA y a Depfa Europe Bank, 350 millones de euros a Renfe. También a otras constructoras distintas a Sacyr, como a Ferrovial y ACS les aportó un crédito de 145 millones de euros en abril del año 2000 para financiar parte de la construcción de la M-45.