Largas colas en la entrada al recinto de South Summit el día de la inauguración
Largas colas en la entrada al recinto de South Summit el día de la inauguración - ERNESTO AGUDO

La feria de startup en la que los inversores son los protagonistas

Emprendedores y fondos reconocen que este es su gran escaparate en España y también en el sur de Europa

MadridActualizado:

Corría el año 2005. Una red social llamó la atención del fondo de inversión Accel Partners y éste apostó por ella con unos 12 millones de dólares. Hoy, esa empresa que entonces era solo una joven promesa tiene una capitalización bursátil de más de 450.000 millones. Su nombre: Facebook. El futuro de la plataforma habría sido distinto sin el respaldo de un fondo cuya función es cazar las grandes oportunidades. Y, con los años, Accel llegó a España para quedarse. Lo hizo de la mano de South Summit, el mayor evento de emprendedores y startup del país -y referencia indiscutible a nivel europeo- que esta semana celebró su quinta edición. Estos días inversores de todo el globo han buscado «su Facebook» en la feria madrileña aunque solo el tiempo dirá si acertaron o no con sus inversiones.

«El incremento de los fondos ha sido espectacular. Ha habido un nivelazo», señala María Benjumea, CEO de Spain Startup, organizador de la feria. Incluso, habla de que el interés por parte de las grandes empresas va «in crescendo»: «Te reiventas o mueres. Las corporaciones se han dado cuenta de que no pueden hacerlo por sus propios medios, y las startup son una oportunidad increíble para ellas», dice.

El foco durante el South Summit 2018 estuvo en las 100 startup que competían por una oportunidad en Silicon Valley, aunque no siempre lo que se ve a simple vista se corresponde con la realidad. Empresarios, inversores y emprendedores fundían en un gran espacio sus ideas e intercambiaban tarjetas de visita, aunque los verdaderos negocios se hicieron alejados de la marabunta. Y no precisamente entre inversores y startup, sino entre fondos y otros fondos. «Queremos conocer más a los inversores internacionales. Ellos vienen a conocer fondos más pequeños que pueden luego presentarles compañías y, ocasionalmente, descubrir algún proyecto, pero por aquí no andan los inversores», afirma Iñaki Arrola, managing partner del fondo español K Fund. Así las cosas, se muestra tajante sobre ese mantra de que en el South Summit se «ficha» a emprendedores: «Es excepcional cuando ves una iniciativa y acabas invirtiendo. Lo normal es que si tienes el mejor proyecto, te habrán puesto ya dinero», asegura, para proseguir con que los puestos en una feria como esta «potencian más el negocio con corporaciones y sirven para atraer usuarios más que inversión».

Un visitante probando unas gafas de realidad virtual en South Summit
Un visitante probando unas gafas de realidad virtual en South Summit - ERNESTO AGUDO

Esta misma tesis la mantienen desde Atomico y Adaro Ventures, aunque con matices. Representantes de ambos fondos reconocen que buena parte de su trabajo en South Summit es encontrar carteras de empresas interesantes de sus homólogos nacionales, aunque constatan que sí se encuentran oportunidades entre las startup. «Se tejen lazos entre inversores y emprendedores», dice Alexis Bonte, venture partner de Atomico, al tiempo que recalca que el esfuerzo de los fondos radica también en diseñar una red de contacos. Tal es así que los inversores consultados por este periódico definen su labor como una primera toma de contacto para futuras reuniones.

«Cada vez es más importante salir y conocer todas las nuevas ideas. Se ha vuelto obligatorio asistir a estos eventos», afirma Alberto Gómez, managing partner de Adaro Ventures. De hecho, el socio de este fondo valora por encima de todo la labor de «networking» que se realiza en una feria como South Summit. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Desde la propia organización, María Benjumea lanza un aviso al Gobierno para que impulse la transformación digital y la innovación se convierta en una prioridad. «Cuando consigamos que esto sea una apuesta de país, esto lo supondrá todo. Desde que se hace el South Summit el cambio en el país ha sido brutal», destaca. Asimismo, los emprendedores también hicieron hincapié en la necesidad de potenciar esta rama emprensarial en las diversas mesas de debate organizadas en los tres días de evento.

Presencia de startup

Mientras que para los inversores esta feria supone poner cara a los emprendedores y lograr teléfonos a nivel internacional, para las propias startup tiene una importancia capital. «Ahora mismo este es el mejor escaparate. Los inversores que se dedican a esto también se conocen y, como ocurre en cualquier evento, aquí te encuentras y conoces a personas que también te cuesta localizar», comenta Óscar Magro, director comercial de Tripsum, una joven empresa de touroperación.

Juan Carlos Sesma, CEO de CO2 Revolution, una firma comprometida con el medio ambiente, apunta a que «aquí lo que consigues es notoriedad y respaldo», algo que, en la mayoría de los casos, no pueden lograr al ser compañías que acaban de salir al mercado. Pese a ello, no todos buscan ese espacio para darse a conocer: «Es un primer contacto simple para buscar luego una segunda reunión con inversores», asegura Nacho Bautista, CEO de Fundeen, empresa del sector energético.

Sea como fuere, todos coinciden en una cosa: South Summit es ya una referencia europea tanto para startup, grandes empresas e inversores. La razón, que es el punto de encuentro ideal, tal como dice la organizadora Benjumea.