Francisco González concluyó su etapa al frente de la presidencia de BBVA el pasado 31 de diciembre
Francisco González concluyó su etapa al frente de la presidencia de BBVA el pasado 31 de diciembre - EFE

El expresidente de BBVA pierde un 20% de su sueldo variable de 2018 y cobrará hasta 5,14 millones

El nuevo presidente del grupo, Carlos Torres, percibirá hasta 4,51 millones por su último ejercicio como consejero delegado

MadridActualizado:

Francisco González generó en su último ejercicio al frente de BBVA una remuneración total de 5,14 millones de euros, frente a los 5,79 millones que percibió en 2017, según el informe anual de remuneraciones de los consejeros de la entidad enviado este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Esto supone un descenso del 11% en su retribución total, y se explica por una reducción del 20% en la parte variable (2,64 millones) de su salario al no haber cumplido la entidad con todas las métricas financieras a las que está ligado el sueldo variable de sus altos directivos y ejecutivos. La parte fija de su remuneración (2,47 millones) se congeló.

En concreto, y según explica el segundo banco del país, las cifras de beneficio atribuido sin operaciones corporativas, ratio de eficiencia, rentabilidad sobre capital regulatorio y de ratio de beneficio sobre capital económico necesario para la obtención de esos beneficios quedaron por debajo de los objetivos fijados para 2018. Este incumplimiento se deriva, según justifica la entidad, del impacto negativo en sus cuenta del negocio en Turquía, afectado por la depreciación de la lira turca y la desaceleración económica, y Argentina, donde los resultados del grupo se vieron lastrados por la hiperinflación.

La menor remuneración variable también afecta a Carlos Torres, sucesor de González en la presidencia de BBVA y que durante 2018 ocupó el cargo de consejero delegado. El primer ejecutivo del percibirá por su trabajo en 2018 hasta 4,51 millones, un 8% menos, al reducirse su parte variable (2,39 millones) un 15% y mantenérsele la parte fija (1,96 millones). Asimismo, BBVA ha hecho una aportación a su plan de pensiones de 1,6 millones de euros. Por su parte, Onur Genç, ahora consejero delegado, generó el año pasado un total de 3,18 millones, pero no por este cargo sino por sus fuciones como consejero deelgado y responsable de la filial de BBVA en EE.UU.

Sueldo variable y caso Villarejo

BBVA pagará el 40% de la remuneración variable a sus consejeros y a González, ya fuera del consejo de administración, durante el priemr trimestre de 2019, una mitad en acciones y la otra en efectivo. En cambio, el pago del 60% restante se difiere y está sujeto a indicadores plurianuales que pueden reducir e incluso llevar a cero dicha parte, nunca incrementarla. Esta parte se empezará a abonar a partir de 2022 y se dividirá en un 60% en acciones y el resto en efectivo.

Todo el salario variable está sujeto además a cláusulas «malus» «clawback», que impedirían a un consejero no cobrarla o tener que devolverla por malos resultados o malas prácticas. En este sentido, la entidad podría llegar a activar estas cláusulas contra González si de su investigación interna o de la causa judicial en marcha se demuestra que cometió prácticas irregulares respecto al caso Villarejo. En todo caso, por ahora, según el informe de BBVA a la CNMV, ninguna de estas cláusulas ha sido activada, pese que en su informe de gobierno corporativo admite que este asunto puede tener un impacto reputacional negativo para el grupo.