Las pensiones, en riesgo futuro
Las pensiones, en riesgo futuro - Isabel B. Permuy

Los expertos animan a contratar planes de pensiones privados

Un estudio de la Fundación de Estudios Financieros propone ventajas fiscales en el IRPF y el Impuesto de Sociedades para fomentar su contratación

MadridActualizado:

La Fundación de Estudios Financieros (FEF) ha desvelado su estudio “Ahorro, Pensiones y Seguro de Vida” en el que aboga por que los trabajadores contraten un sistema complementario privado al sistema público de pensiones. Las reformas de 2011 y 2013 acometidas por el Gobierno han mejorado la sostenibilidad del sistema. Sin embargo, propician, según el estudio, una inevitable reducción de las pensiones a medio y largo plazo. Por ello, para tratar de mantener un nivel de ingresos similar al de la vida laboral, creen necesario comenzar a fomentar los planes privados, aunque no se trataría de un sistema sustitutivo de lo público sino un complemento.

El aumento de la esperanza de vida en España y el numero de pensionistas condenan a la Seguridad Social a reinventarse para poder sobrevivir al tipo de pirámide poblacional que hay en este país. Desde la FEF señalaron varias de las claves para incentivar la contratación de planes de pensiones privados a nivel nacional aunque no pierden de vista la iniciativa legislativa que la Unión Europea podría poner en marcha. Dentro del marco de Unión del Mercado de Capitales, la Comisión Europea propone la creación de un Producto Europeo de Pensiones Personales (PEPP) que conviva con las pensiones nacionales que existen actualmente. El objetivo sería homogeneizar la oferta de productos en Europa aunque desde la FEF consideran especialmente complicado llevar a cabo este proyecto dada la diversidad de sistemas que conviven en el continente.

Educación financiera

Uno de los objetivos prioritarios en los que hace hincapié el estudio pasa por la llamada educación financiera, consistente en informar y formar a los ciudadanos de la manera más transparente posible acerca de los productos financieros de ahorro y las pensiones. Apuestan por mejorar la transparencia tanto en la preventa de los productos privados de ahorro como durante la vida del mismo y la información por parte de las Administraciones Públicas. El desconocimiento de los productos financieros con el que cuentan los trabajadores es tal que creen esencial mejorar y clarificar la información que se da al cliente.

El estudio critica la falta de información del Gobierno a los ciudadanos sobre su posible pensión futura

Buen ejemplo de esto es el incumplimiento por parte de España del compromiso adquirido en la reunión del Consejo de Ministros del 8 de abril de 2012 en la cual se aseguró que se remitiría, de forma periódica y por escrito, información a los ciudadanos sobre su posible pensión futura. En su lugar, la medida que se adoptó en el año 2015 fue la de crear un simulador de pensiones, aunque ha tenido escasa incidencia. Una información precisa y actualizada sobre la posible pensión futura facilitaría a los ciudadanos la decisión sobre si contratar o no un sistema privado de ahorro.

Por otro lado, al tratarse de productos tan a largo plazo, esto provoca cierta reticencia en los ciudadanos a la hora de contratarlos. Así, desde la FEF plantean la posibilidad de retener un porcentaje del salario para la previsión social que únicamente pudiera ser rechazada de forma expresa por el trabajador.

Fiscalidad

La fiscalidad es el otro aspecto en el que el estudio plantea grandes novedades, aunque consideran que no debería ser el gran incentivo. Actualmente, cuando se rescata un fondo de pensiones, los ciudadanos han de pagar por la rentabilidad obtenida como si se tratara de un rendimiento del trabajo más, es decir, se imputa a la base imponible general. En cambio, lo que propone la FEF para incentivar su contratación pasa por que la rentabilidad de los planes de ahorro se imputen a la base imponible del ahorro, la cual cuenta con tipos más reducidos del 19, 21 y 23 por ciento.

Imputar las rentabilidades de los planes privados a la base imponible del ahorro

El segundo aspecto clave de la fiscalidad para la FEF atañe al Impuesto de Sociedades. Reclaman una reforma de la Ley que restablezca la deducción para las compañías de las aportaciones empresariales a los sistemas de previsión social complementaria o, en su defecto, establecer una exención que pudiera incentivar a las empresas a contratar para sus trabajadores planes de ahorro para su jubilación.

Por último, en cuanto a fiscalidad, la Fundación aboga por establecer una exención parcial en el IRPF para aquellos ciudadanos que escogieran cobrar su plan de pensiones en forma de renta vitalicia en lugar de capital.

La renta vitalicia se traduce en que el perceptor recibe mensualmente una parte de ese plan de pensiones rescatado mientras que la otra opción contempla únicamente recibir todo el capital acumulado en un solo plazo.

Renta vitalicia vs. capital

La FEF se ha posicionado claramente en su estudio por la postura de la renta vitalicia. Consideran que es la manera de cobrar el dinero ahorrado en el plan privado que más se complementa con el sistema público de pensiones, evitando así la percepción en un solo plazo de todo el montante acumulado. A pesar de ello, la renta vitalicia cuenta con el serio inconveniente de que, en caso de fallecimiento prematuro del perceptor, la cantidad que todavía restara por cobrar podría ser inferior a la cuota fija que queda para los herederos.

Así, quien contrate un plan privado deberá escoger entre la fórmula que se acerca más a ser un complemento del sistema público o asegurarse cobrar la totalidad de su plan.