Dirigentes de la Eurozona durante una cumbre
Dirigentes de la Eurozona durante una cumbre - EFE

La Eurozona cierra el año con un crecimiento del 1,8%, su menor ritmo desde 2014

Solo España ha acelerado su ritmo de crecimiento en el cuarto trimestre, al pasar del 0,6% entre julio y septiembre al 0,7% entre octubre y diciembre mientras que en conjunto la Zona Euro crece un 0,2%

MadridActualizado:

La economía de la Eurozona ha crecido a un ritmo anual del 1,8% en 2018, según la segunda estimación del dato publicada por la oficina estadística europea, Eurostat. Esto supone el menor ritmo de crecimiento desde 2014 y una desaceleración de seis décimas respecto del año anterior, como consecuencia del estancamiento de Alemania y la entrada en recesión de Italia en el último trimestre.

En el cuarto trimestre, el crecimiento del PIB de la eurozona ha sido del 0,2%, en línea con la tasa de expansión registrada en los tres meses anteriores, mientras que en comparación con el último trimestre de 2017 el crecimiento interanual ha sido del 1,2%, cuatro décimas menos que en el trimestre precedente.

En el conjunto de la Unión Europea (UE), el PIB ha crecido un 1,9% en 2018, medio punto porcentual menos que en 2017, después de que en el cuarto trimestre del año la expansión económica se debilitara una décima respecto del tercer trimestre, hasta el 0,2%, mientras que en términos interanuales registró un crecimiento del 1,4%, cuatro décimas menos que el dato del trimestre precedente.

La desaceleración del ritmo de crecimiento del Viejo Continente refleja el estancamiento de Alemania en el cuarto trimestre, cuando la mayor economía europea logró esquivar la entrada en recesión técnica tras el retroceso del 0,2% de su PIB en el tercer trimestre, algo que no consiguió Italia, que registró una contracción del 0,2% entre octubre y diciembre, tras la caída del 0,1% de la actividad en el tercer trimestre de 2017.

Por su parte, Francia ha logrado mantener en el último trimestre de 2018 un ritmo de expansión del 0,3%, en línea con el crecimiento del tercer trimestre y por encima de la media de la zona euro, a pesar de la incertidumbre sobre el impacto de las protestas de los «chalecos amarillos».

De este modo, entre las mayores economías de la zona euro, únicamente España ha acelerado su ritmo de crecimiento en el cuarto trimestre, al pasar del 0,6% entre julio y septiembre al 0,7% entre octubre y diciembre, su mayor tasa de expansión trimestral en todo 2018. En comparación con el cuarto trimestre de 2017, el PIB de España ha conservado un crecimiento interanual del 2,4%.