El ministro de Finanzas de Portugal, Mário Centeno (centro) junto al comisario europeo de Ausntos Económicos, Pierre Moscovici (izda)
El ministro de Finanzas de Portugal, Mário Centeno (centro) junto al comisario europeo de Ausntos Económicos, Pierre Moscovici (izda) - EFE

El Eurogrupo acuerda un esbozo de Presupuesto

No se piensa todavía en una fórmula equivalente a lo que son los presupuestos nacionales, sino que será un instrumento pensando para financiar reformas estructurales

Corresponsal en BruselasActualizado:

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) necesitaron quince horas de negociaciones para acordar las líneas maestras, las «características principales» de lo que tal vez acabe siendo en el futuro un presupuesto para la zona euro. No se piensa todavía en una fórmula equivalente a lo que son los presupuestos nacionales, sino que será un instrumento pensando para financiar reformas estructurales y apoyar ciertas inversiones públicas, en caso de que vuelva a haber turbulencias económicas en el futuro.

Los ministros tuvieron que cerrar el acuerdo de mínimos para poder cumplir el encargo de los jefes de estado o de Gobierno, que les habían encargado que estableciesen un primer acuerdo para que ellos lo analicen en la cumbre del euro que está prevista para la semana que viene al mismo tiempo que el Consejo Europeo del 21.

Eso explica que los ministros presentasen esta pasada madrugada en Luxemburgo una propuesta de presupuesto que no define ni siquiera de donde provendrá el dinero, que es la pregunta más importante. El comisario de asuntos Económicos, el francés Pierre Moscovici, que es un optimista reconocido, admitió que aún falta mucho para poder ver los contornos de este proyecto. «a algunos les gusta ver el vaso medio vacío y a otros medio lleno, lo cierto es que queda mucho trabajo que cubrir y sólo hemos dado pocos pasos, eso es cierto de algún modo. Y son pasos hacia un presupuesto de la eurozona».

El presidente del Eurogrupo, el portugués Mario Centeno, ha explicado que lo que se ha acordado es «una amplia lista con las principales características y ahora tenemos por delante mucho trabajo para cerrar los elementos pendientes y poner todo en su lugar. Sin embargo, esto se puede considerar un paso adelante».

La parte institucional y técnica de un presupuesto para la zona euro plantea grandes problemas jurídicos, porque si se vincula a las instituciones de la UE y al actual presupuesto comunitario hay que definir cómo afecta a los demás países que todavía no están en la zona euro. Según los tratados, todos los países deberán utilizar algún día el euro como moneda oficial, salvo Dinamarca. El Reino Unido también tenía una exención de esta obligación, aunque sería irrelevante el caso de que se consume su retirada de la UE.