Estas son las ciudades españolas con el IBI más alto

Tarragona, Lérida y Gerona son las capitales con el tributo más elevado mientras que Madrid es la urbe que más recauda por habitante

MadridActualizado:

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) es la joya de la corona de los ayuntamientos: ningún año ha bajado su recaudación y supone un 28,2% de sus ingresos. Sin embargo, no en todos los municipios se paga lo mismo y la diferencia entre lo que afrontan los ciudadanos de una capital de provincia y otra pueden llegar a miles de euros. El Consejo General de Economistas ha calculado cuánto se paga de IBI según cada capital de provincia, de forma que Tarragona, Lérida y Gerona son las ciudades con el IBI más alto en base al tipo, sin tener en cuenta reducciones ni revisiones catastrales, y dejando fuera a País Vasco y Navarra por sus regímenes forales.

Así, para un inmueble con un valor catastral de 50.000 euros, en Tarragona se pagan 477 euros cada año; en Lérida, 472 euros y en Gerona, 454. En Toledo la cuota es de la mitad: 223 euros. El valor catastral medio es de 59.425 euros, por lo que la cuota tributaria se aproxima a la que pagan la mayor parte de los españoles, si bien en las ciudades los valores son más elevados

Llama la atención la distancia de Toledo con la vecina Ciudad Real (435 euros), que es una de las ciudades con un IBI más alto. Málaga (226 euros) y Albacete (226 euros) son las otras ciudades con menor IBI. Estas distancias, con cuotas proporcionales, se repiten con valores de 100.000, 300.000 y 500.000 euros.

Ello es así porque Tarragona (0,953%), Lérida (0,943%) y Gerona (0,907%) tienen los tipos de IBI urbano más altos frente a Toledo (0,446%), que es el más bajo.

Madrid, la mayor recaudación por persona

Pese a ello, Madrid es la ciudad donde más se recauda por habitante en IBI, con 255 euros por cabeza pese a que su tipo (0,51%) está en la gama baja. Ello es así porque los inmuebles de la capital tienen valores más altos que los de otras ciudades. Los ayuntamientos tienen la potestad de fijar un tipo máximo del 1,1% en bienes urbanos.

Esto ocurre con todos los impuestos. Madrid también es la ciudad que más recauda por habitante al coger los principales impuestos municipales debido precisamente a que los valores catastrales y la renta son mayores que en el resto de capitales, si bien ello no quiere decir que sea la que tiene mayor presión fiscal. Con 744,2 euros por habitante, el ayuntamiento dirigido por Manuela Carmena lidera la clasificación, al sumar IBI, Actividades Económicas (IAE), plusvalía municipal (IIVTNU), Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), y Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO). Le sigue Barcelona, con 655 euros, y Toledo (597,6 euros). Precisamente, IBI y plusvalía municipal suman más del 70% de la recaudación por impuestos de las ciudades, por lo que realmente son ambos tributos los que marcan la diferencia.

Los tres están por encima de la media de capitales de más de 500.000 habitantes que determina una factura media de 507,6 euros en estos cinco tributos. Por el contrario, Ceuta (133.7 euros), Melilla (151,6 euros) y Bilbao (con 284,5 euros) son los ayuntamientos con menor factura fiscal. Pese a que Bilbao es una de las ciudades con mayores valores y renta, en su caso los tributos son más bajos porque no depende del sistema tributario común y lo hace del foral de su diputación (Vizcaya), con impuestos más bajos. Como ejemplo, si en los municipios de régimen común el tipo mínimo del IBI es un 0,4%, en Bilbao es del 0,19%.

Tributación por triplicado

Los economistas del Consejo y los asesores fiscales del Reaf, que han elaborado el «Panorama de la fiscalidad local de 2018», han denunciado en una rueda de prensa que los inmuebles en ocasiones tributan por triplicado. «Muchos inmuebles además de ser gravados por este impuesto municipal [IBI], tributan también en el IRPF a través de la imputación de rentas y en el Impuesto sobre el Patrimonio», reclaman en un comunicado.

Las diferencias se repiten en otros tributos no exentos de polémica, máxime cuando la presión fiscal de los ayuntamientos ha subido con la crisis. Es el caso del Impuesto de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido popularmente como plusvalía municipal. La figura acumula miles de recursos despues de que el Tribunal Constitucional lo tumbara cuando hay pérdidas y otras instancias lo cuestionen incluso cuando hay ganancias.

Sin tener en cuenta las bonificaciones y las revalorizaciones catastrales, Castellón es la ciudad con una menor cuota, con 13.950 euros en el caso de una plusvalía de 100.000 euros para una venta a los 18 años de adquirir el inmueble. Le siguen Segovia (15.000) y La Coruña (17.330).

Ciudad Real, Alicante, Barcelona, Cádiz, Córdoba, Gerona, Granada, Huelva, León, Logroño, Murcia, Las Palmas de Gran Canarias, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Teruel y Zaragoza, con una cuota de 30.000 euros para este ejemplo en ventas a los 3, 7, 12 y 18 años de la adquisición del inmueble.