Los activos ponderados por riesgo han bajado mucho más que el total de los activos diez años después
Los activos ponderados por riesgo han bajado mucho más que el total de los activos diez años después - REUTERS

Así está la banca diez años después de estallar la crisis

Deutsche Bank ha elaborado un informe en el que repasa, casi línea por línea la cuenta de resultados agregada de las principales entidades

FINANZAS.COMActualizado:

La crisis financiera no arrancó con la caída de Lehman Brothers, sino algo más de un año antes, es decir, hace justo una década. Y, simplificando, su origen está en los bancos. O, al menos, el primer lugar en que se manifestó fue en ellos quizás como consecuencia de su práctica crediticia previa. ¿Cómo se encuentran las entidades financieras diez años después del inicio de la crisis, teniendo en cuenta la nueva regulación aplicada, las medidas de política monetaria adoptadas y el entorno económico, mucho menos boyante que aquél al que se acostumbraron en los primeros años del milenio? Deutsche Bank ha elaborado un informe en el que repasa, casi línea por línea la cuenta de resultados agregada de las principales entidades, la situación actual del sector.

Más capital... con peros. Deutsche Bank ha detectado un factor de preocupación: la debilidad del sector financiero a la hora de generar capital de forma orgánica. Si bien el ratio de capital de primera calidad subió en el primer semestre de este año hasta el 13,8%, los niveles absolutos de capital llevan cayendo dos años seguidos. Ello se debe a que el incremento de los ratios de capital obedece principalmente a la reducción del riesgo y del volumen de negocio: el nivel de activos ponderados por riesgo (valor respecto al que se calcula el ratio de capital) se encuentra en su nivel más bajo desde 2005. A cierre del primer semestre de este año, los activos ponderados según su riesgo de los veinte principales bancos europeos superan ligeramente los 6 billones de dólares; en 2007, es decir, el año de inicio de la crisis, rondaban los 8 billones, es decir, una cifra un 20% inferior.

Los activos ponderados por riesgo han bajado mucho más que el total de los activos (rúbrica más apropiada para medir el tamaño de un banco), que han pasado de los 24 a los 20,8 billones de euros, lo que supone un descenso del 12%. Ello implica que los activos de los que se ha deshecho la banca (o los que ya no asume) son los que tienen más riesgo.

Lee la noticia completa en Finanzas.com