El Pleno del Congreso de los Diputados
El Pleno del Congreso de los Diputados - JAIME GARCÍA

España, el quiero y no puedo de la regulación de los lobbies

Aunque la clase política está de acuerdo en legislar sobre el tema, todavía no se han puesto de acuerdo

MadridActualizado:

España es un caso paradigmático. En una década, los partidos políticos han abogado en varias ocasiones por regular los lobbies, pero siempre sin éxito. Un quiero y no puedo para sacar a una legislación adelante pese a que todos los grupos parlamentarios han estado antes o después de acuerdo en que el sector necesita de una normativa. Pese a todo, ahora los profesionales de los «public affairs» se muestran esperanzados de poder alcanzar un acuerdo político para sacar adelante dos de las reformas que hay en marcha.

Hace ya varios ejercicios, Ciudadanos propuso una modificación de la Ley de Transparencia para dar cabida a los lobbies; también, paralelamente, hay sobre la mesa una modificación del Reglamento del Congreso de los Diputados, a instancias del Partido Popular, con el mismo objetivo. Dos intentos para dotar de transparencia a los lobbies con, por ejemplo, la publicación de las reuniones que la alta dirección política mantiene con representantes de empresas o agencias. En voz de ambas, creen que resulta fundamental democratizar la situación. Por ello, piden con ahínco que el poder político se ponga a trabajar en ello.

Las fuentes consultadas apuntan a que existe un compromiso adquirido para sacar adelante la modificación de la Ley de Transparencia para el próximo mes de febrero. Sin embargo, hay quien lo considera una utopía por permanecer durante años parada esta iniciativa.

En cambio, cambiar el Reglamento de la Cámara Baja supone la gran esperanza de agencias como Political Intelligence. Esta agencia -presente en las reuniones para llevarlo a cabo- ha analizado la reforma y creen que podrá llegar a aprobarse, no sin antes entrar en el juego político de abrir la veda para que cada grupo modifique la norma a su conveniencia. Años de espera, aunque las fuentes consultadas valoran positivamente, al menos, que los lobbies estén en la agenda. Como ejemplo, que fueron mencionados en los debates del estado de la Nación de los últimos años.