Anfac ha elaborado su primer barómetro sobre movilidad eléctrica
Anfac ha elaborado su primer barómetro sobre movilidad eléctrica - Álvaro Carmona

España, a la cola de Europa en movilidad eléctrica

La Comunidad de Madrid es la que tiene mayor presencia de vehículos electrificados

Actualizado:

La utilización del coche eléctrico sigue siendo una asignatura pendiente en nuestro país. La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha elaborado su primer barómetro sobre movilidad eléctrica y destaca que España se sitúa a la cola entre los 10 países de Europa analizados, solo por delante de Italia.

Según ha informado Anfac, este barómetro valora el nivel de cumplimiento de los territorios de diferentes objetivos como alcanzar un 10% de cuota de mercado de vehículo electrificado, conseguir un 70% de penetración de vehículo puro respecto de vehículo electrificado, el volumen necesario de puntos de recarga para lograr este objetivo (3,3 puntos por cada 1.000 personas en edad de tener un vehículo) y que el 30% de estas infraestructuras sean de recarga rápida o superrápida. Con estos elementos, se realiza una valoración, siendo el nivel o valor 100 el total cumplimiento de estos objetivos.

En su primera edición, Anfac apunta en su barómetro que España es el segundo país de los 10 europeos analizados con menor nivel en movilidad eléctrica, con un nivel de 15 sobre el total de 100.

En cuanto a las comunidades autónomas, el indicador refleja que País Vasco, Cataluña y Comunidad de Madrid son las regiones líderes en electromovilidad. Mientras la Comunidad de Madrid es la que tiene mayor presencia de vehículos electrificados, País Vasco y Cataluña registran la mayor puntuación en infraestructuras de recarga.

El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, considera que «las fábricas españolas necesitan incrementar su porcentaje de fabricación de vehículos electrificados» para luchar contra el cambio climático y reclama planes de renovación del parque y ayudas a la compra de vehículos eléctricos, estímulos fiscales, mejoras en las condiciones para las empresas de cara a hacer más rentable la instalación de puntos de recarga e incentivos públicos para el desarrollo de infraestructuras de recarga rápida y superrápida.