ABC

En España se abre una gasolinera nueva cada día y suman ya 11.495

El aumento del consumo de carburantes desde 2014 ha favorecido la expansión de las estaciones de servicio, sobre todo las de bajo coste y las desatendidas (sin empleados)

Actualizado:

En nuestro país había 11.495 estaciones de servicio al acabar 2017, lo que supone un crecimiento del 2,7% (307 gasolineras más) respecto al año anterior; es decir, se abrió una gasolinera nueva cada día. Es un nuevo récord histórico y el mayor incremento porcentual en los últimos siete años.

La venta media por gasolinera se mantiene en 2.400 metros cúbicos de carburante, la misma cifra desde 2013, ya que el aumento del número de estaciones de servicio se compensa con el incremento de la demanda, que el año pasado fue del 2,3% en las gasolinas y del 2,4% en los gasóleos de automoción. El mayor porcentaje de venta por punto de suministro se registró en 2007, con 3.600 metros cúbicos. Ese año había 9.374 gasolineras, 2.121 menos que ahora.

Precisamente, este aumento del consumo de carburantes desde 2014, tras seis años consecutivos de descensos, ha sido uno de los incentivos fundamentales para que haya más estaciones de servicio, sobre todo de marcas independientes y automatizadas (desatendidas).

Cinco grandes grupos

De las casi 11.500 gasolineras, 7.727 (el 67,2% del total) corresponden a los operadores mayoristas; 2.834 a otras marcas, 368 a híper y supermercados y 566 a cooperativas. El año pasado los mayoristas acabaron con un saldo negativo de 82 estaciones de servicio respecto a 2016. Repsol, que encabeza históricamente el ranking, sumó 56 menos (3.445), mientras que Cepsa (segunda de la clasificación) ganó 19 (1.537). El resto de las grandes marcas también crecieron: BP, hasta las 667; Galp, a 578; y Disa, a 570. Las demás están a mucha distancia y ninguna llega a las 200 gasolineras.

En cuanto a otras marcas (independientes, blancas, etc...), su número creció un 9% el año pasado, alcanzando las 2.834. También aumentaron, pero un 2,8%, las estaciones de servicio en los híper y supermercados, hasta las 368.

Por su parte, las gasolineras automatizadas o desatendidas, conocidas así por no tener empleados en sus instalaciones ni tiendas, alcanzan la cifra de 560. Se trata de un dato que aumentará este año, después de que varias comunidades autónomas estén dando marcha atrás con las duras normas impuestas para dificultar su implantación. A las denuncias de varios empresarios en Bruselas se une que la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ve con buenos ojos su expansión para aumentar la competencia en el sector.

Incluso, la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae) ha amenazado con recurrir a la Comisión Europea si la Xunta de Galicia mantiene las «trabas» en el registro de ese tipo de instalaciones. El presidente de esta organización, Manuel Jiménez, ha denunciado que la situación que se produce en Galicia «no se da, no solo en España, sino en ningún país de Europa». Argumenta que solo así se entiende que en la comunidad gallega existan solo once solicitudes para gasolineras «low-cost» frente a las 60 que esta asociación calcula que tendría que haber. Jiménez ha explicado que el registro debe ser solo informativo, según la Ley Ómnibus, y que en Galicia ha habido casos en los que se retrasó hasta dos años.

Galicia, en el «ojo del huracán»

Esta comunidad está últimamente en el «ojo del huracán», ya que la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) y la Xunta firmaron el mes pasado un protocolo de actuación para mejorar la competencia en el mercado de los carburantes en esta región, donde habitualmente se registran los precios más elevados.

La CNMC subraya que «en Galicia existen problemas relacionados con la falta de competencia y que tiene mucho que ver con las pocas gasolineras que hay en la región. En ocasiones, esta situación la generan los propios ayuntamientos, que impiden la apertura de estaciones de servicio a través de sus normas de urbanismo, o los trámites exigidos por las administraciones gallegas y que ralentizan la obtención de permisos».

Por otra parte, en la variación del número de gasolineras a nivel nacional entre los primeros operadores influye también la normativa existente desde hace unos años y que establece que las compañías con una cuota de mercado superior al 30% no podrán incrementar el número de instalaciones en régimen de propiedad o en virtud de cualquier otro título que les confiera la gestión directa o indirecta de la instalación.

Así, este año Repsol no podrá incrementar el número de estaciones de servicio en 36 provincias, islas o ciudades autónomas: Albacete, Alicante, Asturias, Ávila, Baleares, Burgos, Cáceres, Cantabria, Ciudad Real, Córdoba, La Coruña, Cuenca, Guadalajara, Guipúzcoa, Huelva, Huesca, León, Lérida, Lugo, Madrid, Orense, Palencia, Pontevedra, La Rioja, Salamanca, Segovia, Soria, Tarragona, Teruel, Valladolid, Vizcaya, Zamora, Zaragoza, Formentera, Ibiza y Mallorca, según una resolución de la Dirección General de Política Energética y Minas publicada a finales de diciembre pasado.

En el caso de Cepsa, las limitaciones a su crecimiento quedan restringidas a Ceuta y las islas de Formentera, Ibiza y Menorca. Mientras, Disa tendrá limitada la expansión en el territorio canario: Fuerteventura, Gran Canaria, La Palma, Lanzarote, Tenerife, La Gomera y El Hierro. No obstante, la normativa permite a los operadores renovar los contratos preexistentes aun cuando con ello superen la cuota de mercado establecida como tope.