Un cámara de televisión durante una retransmisión desde el estadio Santiago Bernabéu
Un cámara de televisión durante una retransmisión desde el estadio Santiago Bernabéu - IGNACIO GIL

La escasa cuota de la televisión de pago en España dificulta que las «telecos» rentabilicen el fútbol

Movistar, Vodafone y Orange deben incrementar el número de abonados de sus plataformas para no trasladar el coste real de los derechos de emisión a las tarifas

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El fútbol se ha convertido en el principal reclamo con el que Movistar, Vodafone y Orange tratan de ganar abonados a sus plataformas de televisión de pago. Prueba de ello son las cantidades que estos operadores han pagado por los derechos de retransmisión de la Liga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones para los tres próximos años: más de 3.000 millones de euros. Sin embargo, la actual tasa de penetración de la televisión de pago en España —solo un tercio de los hogares españoles están abonados a este servicio— dificulta su rentabilidad con las tarifas actuales. Para poder hacer rentable esos derechos sin trasladar su coste real a la factura mensual de los clientes, las «telecos» deben captar más suscriptores y elevar esa cuota de la televisión privada de pago.

« El modelo actual es insostenible porque no se pueden reflejar los precios totales de los derechos en las tarifas de los abonados a este servicio. Y tampoco sería justo que los clientes que no lo tienen contratado lo paguen por el resto», dijo esta semana en rueda de prensa del consejero delegado de Vodafone España, dejando muy claro que actualmente las «telecos» están incorporando el fútbol en sus paquetes convergentes (que integran telefonía fija, móvil, internet y televisión) a pérdidas.

Actualmente hay en España 5,5 millones familias con el servicio de televisión de pago, lo que supone una tasa de penetración del 30,7%. de los hogares, según datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (Ontsi). De ellos, algo más de 2 millones tienen contratados paquetes de fútbol. Así, según fuentes del sector, teniendo en cuenta un coste anual de los derechos de 1.000 millones y esos 2 millones de hogares con el servicio, el precio para el usuario final podría rondar los 50 euros mensuales, cuando el precio máximo actual es de unos 25 euros al mes. Eso sí, desde una compañía matizan que la sucripción a estos paquetes generan otros ingresos indirectos derivados, por ejemplo, de la retención y mayor vinculación del cliente, al ser un contenido considera «premium» y que fuciona de gancho comercial.

El ejemplo británico

Sin capacidad de trasladar ese incremento sustancial del coste a las tarifas sin sufrir bajas de clientes, los operadores del país admiten que la solución pasa por elevar en número de abonados y sobre todo la tasa de penetración de la televisión de pago. El modelo a seguir es, según explican desde una «teleco», es el inglés.

En Reino Unido el precio de los derechos de emisión del fútbol tampoco han dejado de crecer, en buena parte gracias a la popularización de su competición nacional, la Premier League. La venta de los partidos de esta competición durante tres temporadas, de 2016-2017 a 2018-2019, se cerró hace un año a Sky y British Telecom (BT) por 6.920 millones de euros, un 70% más cara que en el anterior acuerdo.

Sin embargo, y aunque algunos operadores de la isla hayan criticado también públicamente ese precio, para el sector británico de las telecomunicaciones resulta más sencillo rentabilizarlo. Y es que el 59,5% de los hogares británicos están abonados a la televisión de pago, según un informe del regulador de telecomunicaciones de ese país, la Ofcom.

Crecimiento insuficiente

España, según ese mismo estudio, es uno de los países en que más horas de televisión se consumen y en el que hay más televisores conectados a internet («smart TV»). Sin embargo, esa tasa de penetración es de las más bajas junto con Italia (30,1%). Y eso que en los últimos años, gracias a la popularización de las tarifas convergentes, es donde más está creciendo este servicio. En 2015 el número de abonados aumentó en 473.560 clientes, un 9,4% más, hasta los 5,5 millones de usuarios, y en 2014 las «telecos» sumaron 1,2 millones nuevos clientes de televisión, un 31,6% más.

Numeros en todo caso aún bajos y que dejan a España a mucha distancia no solo de Reino Unido sino también de Alemania (55,2%), Francia (76,9%), Estados Unidos (87,2%) y Holanda (98,6%) en cuanto a extensión de la televisión privada de pago. Alcanzar una penetración del 60% requeriría en el caso de nuestro país sumar unos 10 millones más de hogares abonados a una plataforma audiovisual.