Brasil, de nuevo azotado por un escándalo de corrupción
Brasil, de nuevo azotado por un escándalo de corrupción - EFE

El escándalo de la carne podrida hace picadillo la reputación de Brasil

Estados Unidos, China y la Unión Europea han prohibido la importación

Actualizado:

La falta de escrúpulos de un grupo de fiscales y ejecutivos ha llevado a Brasil nuevamente a los titulares internacionales de corrupción en un escándalo que ahora se ha sentido en las mesas del mundo. Bajo el sugerente título de «carne débil», la policía brasileña reveló un perverso esquema de sobornos que liberó incluso carne podrida, golpeando fuerte al país que es el mayor exportador mundial de carne. Entre las empresas investigadas están gigantes globales del sector que alimentan 150 países, lo equivalente a un 20% del mercado internacional, con ventas de más de 14.000 millones de euros al año.

El jefe de la Policía Federal brasileña, Mauricio Moscardi, responsable de una investigación que duró dos años, no ahorró detalles al describir el olor de la carne podrida encontrada ni el maquillaje de otras con ácido ascórbico - un producto considerado cancerígeno - para disimular el olor y el color de productos que ya estaban descompuestos o con plazos vencidos. Según los archivos, fiscales y ejecutivos liberaban el comercio de productos irregulares, lo que incluía carnes fuera de la fecha de vencimiento, y hacían la vista gorda en visitas sanitarias, actuando para «proteger intereses empresariales».

La operación policial que salió a la luz la semana pasada llevó a la prisión de 26 ejecutivos de las principales empresas del sector, como José Roberto Pernomian Rodrigues y Roney Nogueira dos Santos, vicepresidente y gerente de relaciones gubernamentales de Brasil Foods (BRF), y Flavio Cassou, ejecutivo de JBS, la mayor fabricante brasileña. Del total de 4.837 empresas del sector, 21 tuvieron suspendidas sus licencias exportación y tres contenedores frigoríficos fueron cerrados, un porcentaje ínfimo pero que ha sido contundente para derribar al gran jugador ganadero.

Lucha para salir adelante

Mientras no se tenía clara la dimensión de este nuevo escándalo, muchos brasileños dejaron de comer carne por unos días, pero el peor efecto fueron las suspensiones internacionales. Con la repercusión del escándalo, Brasil pasó de un promedio diario de 60 millones de dólares en exportaciones a menos de 80.000 dólares día esta semana, después que Estados Unidos, China y la Unión Europea, entre otros, le cerraran las puertas.

La agencia internacional de clasificación de riesgo Standard & Poor’s (S&P) informó que BRF y JBS pueden ver sus notas rebajadas si se prueba que el problema es estructural, con más desventaja para la primera, que ya tenía dificultades financieras. Ambas empresas sufrieron el peor bajón de su historia en la Bolsa de São Paulo.

El Gobierno brasileño fortalecerá su fiscalización para evitar que los casos contaminen la imagen de su carne en el mundo

BRF y JBS han invertido millones en publicidad en los últimos días para explicar que los problemas encontrados no representan el comportamiento de toda una industria. El Gobierno del presidente Michel Temer también viene luchando contra la mala repercusión mundial de uno de los productos más importantes de su balanza comercial, en un momento en que el país acumula una recesión del 7% en los dos últimos años. Tras despedir 33 funcionarios, el Ministerio de Agropecuaria informó que fortalecerá su fiscalización para evitar que los casos, que considera aislados, contaminen la imagen de la carne brasileña en el mundo. El sector representa un 7% del PIB nacional y emplea a más de 3 millones de personas en el país.

El presidente de la Asociación Brasileña de las Industrias Exportadores de Carne (Abiec), Antonio Jorge Camardelli, anunció una gira a los países que suspendieron la compra de carne brasileña, que debe ser liderada por el ministro de Agricultura, comenzando por Chile, China, Hong Kong, Egipto y Argelia.

España inmoviliza 30 contenedores de carne

El Gobierno ha decidido inmovilizar por precaución 30 contenedores de carne provenientes de Brasil después del escándalo de la carne estropeada que estalló en ese país hace unos días, según anunció el jueves el Ministerio de Sanidad. Estos contenedores transportaban productos cárnicos de dos empresas brasileñas, JBS y BRF, dos de las implicadas presuntamente en el escándalo alimentario.

El Ministerio de Sanidad explicó que ha intensificado las controles sobre las mercancías provenientes de Brasil que, hasta el momento, son un total de 30 contenedores, aunque podría haber otros en camino con llegada a nuestro país en los próximos días.

La Unión Europea prohibió la importación de carne de Brasil esta misma semana hasta que se aclare el escándalo.