Una imagen de archivo de unos pozos de petróleo
Una imagen de archivo de unos pozos de petróleo - EFE

La escalada del crudo amenaza este año la creación de 155.000 puestos de trabajo

El Gobierno vigila que las petroleras no aprovechen para subir los márgenes de los carburantes, dice Nadal

MADRIDActualizado:

El goteo de subidas de precio que acumula el barril de petróleo en las últimas semanas por el pulso entre Estados Unidos e Irán, puede pasar factura a la economía nacional. España compra del exterior el 99% del crudo que consume y debido a su dependencia, el Gobierno incluyó un escenario alternativo en el último Programa de Estabilidad que envió a Bruselas hace un par de semanas. Si el barril de Brent acaba el año con un precio medio de 75 dólares - ayer superó los 80, aunque cerró a 79,30- el Ejecutivo proyecta que la economía creará este año 155.000 empleos menos.

De momento, los peores augurios no tienen por qué materializarse. El Gobierno pronosticaba que el precio del barril de crudo Brent estaría este año en 67,7 euros. En la actualidad, el precio medio está en 70 pese a la escalada de las últimas semanas. Sin embargo, si sube a 75 dólares de media, el Ejecutivo calcula que la creación de empleo perderá un 0,8% de fuelle sobre la estimación base: en lugar de crecer un 2,5% lo haría un 1,7%. Ello se traducirá en que si el Ejecutivo estima que este año se crearán 475.000 empleos en términos EPA a cuarto trimestre de cada año, con el barril en esos niveles solo se generarían 320.000 empleos, 155.000 menos.

Ralentización

La causa de esta ralentización del mercado laboral obedece al parón de la economía. El Producto Interior Bruto (PIB) crecerá un 2,7% este año según las previsiones del Ejecutivo, pero en el escenario pesimista sobre el crudo, solo lo hará un 2%. Ello significa que la economía produciría 8.500 millones de euros por el abaratamiento de costes al exterior que supone el aumento del petróleo.

El empeoramiento de la actividad lastraría un 0,2% el consumo, que solo crecería un 1,8%. También mandarían al traste los objetivos de déficit público y deuda. El agujero de las administraciones aumentaría en casi 5.000 millones de euros, cuatro décimas del PIB, al 2,6% frente al objetivo comprometido con Bruselas del 2,2%.

El impacto en la deuda pública sería superior: el pasivo de las administraciones aumentaría en 13.300 millones -un 1,1% del PIB, hasta el 98,1%- frente a las previsiones del escenario base, que contempla un 97% del PIB de objetivo. La deuda exterior recogería este golpe con mayor fuerza. De hecho, el déficit comercial con el resto del mundo empeoró un 6,3% hasta febrero debido a este factor.

Aunque el crudo se ha encarecido este año un 19,5% y repite niveles de noviembre de 2014, los carburantes solo han subido este año un 5% de media. Esta semana se han vuelto a incrementar los precios, alcanzando la gasolina sin plomo de 95 octanos los 1,3 euros el litro, según el boletín petrolero de la UE. El gasóleo cuesta, de media, 1,207 euros el litro. Son nuevos máximos desde el verano de 2015.

Los combustibles se han encarecido mucho menos que el petróleo porque el 55% del precio final de los mismos son impuestos. Es decir, que la subida del crudo solo repercute en el 45% restante.

Sobre este asunto, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, dijo ayer en Oviedo que el Gobierno está «vigilante» para que la subida del petróleo no suponga un aumento de los márgenes de los operadores. Explicó que su departamento está realizando un seguimiento a gasolineras y distribuidores. «Y estamos viendo que el comportamiento es mejor que en otros países», indicó. A pesar de ello, afirmó que España soporta hoy mejor estas subidas del crudo que en épocas pasadas, ya que la economía española actual es más «flexible» y «competitiva» que antes.

31 tipos de petróleo

A pesar del incremento de la cotización del petróleo y de los precios de los carburantes, nuestro país importó en el primer trimestre una cifra récord de crudo, concretamente 16,977 millones de toneladas, un 3,9% más que en el mismo periodo de 2017.

España importó en marzo 31 tipos de petróleo de 16 países. México es el principal origen, con 3,2 millones de toneladas en el primer trimestre, el 15,5% del total. Le siguen Libia, con 2,3 millones de toneladas (13,8%), Nigeria con 2,2 millones (13,2%), Arabia Saudí con 1,6 millones (9,4%) e Irán con 1,4 millones (8,3%). De Rusia llegaron tan solo 80.000 toneladas (0,5%) y de Venezuela 56.000 toneladas (0,33%).