La entidad prevé doblar el beneficio en cuatro años hasta alcanzar los 3.000 millones

E. A./M. P.BARCELONA. Superados holgadamente los objetivos de crecimiento que se fijó para 2006, la Caixa ha aprobado un nuevo plan estratégico hasta 2010 con el que pretende alcanzar una posición

Actualizado:

E. A./M. P.

BARCELONA. Superados holgadamente los objetivos de crecimiento que se fijó para 2006, la Caixa ha aprobado un nuevo plan estratégico hasta 2010 con el que pretende alcanzar una posición líder en el mercado español y duplicar el beneficio ordinario. El presidente de la entidad, Ricardo Fornesa, adelantó ayer la intención de la caja catalana de multiplicar por dos el resultado recurrente en los próximos cuatro años, hasta elevarlo a 3.000 millones de euros, frente a los 1.505 actuales (un crecimiento del 20% anual).

El nuevo plan director, aprobado el jueves por el consejo de administración, incluye incrementos anuales del 14% en los créditos y del 12% en recursos gestionados de clientes. En cuanto a volumen total de negocio, también se espera un fuerte incremento hasta alcanzar los 550.000 millones de euros en 2010, lo que supone un crecimiento anual superior al 13%.

El director general de La Caixa, Isidre Fainé, vaticinó un buen escenario económico para esta nueva etapa que emprende la entidad, aunque dejó claro que «serán años buenos, pero no tanto como los anteriores», en los que la caja ha superado con nota sus objetivos del plan estratégico. En el pasado ejercicio, La Caixa ganó 3.025 millones de euros, el doble que en 2005, gracias a los 1.520 millones de resultados extraordinarios conseguidos por la venta de algunas de sus participaciones industriales.

Sin las plusvalías, que ascendieron a 1.934 millones de euros, el beneficio de la entidad hubiera ascendido a 1.505 millones, un 24,4%más que en el ejercicio anterior.