Endesa y Caja Madrid rechazan la opa de Gas Natural y estudian recurrir a Bruselas

La eléctrica que preside Pizarro tacha la operación de Gas Natural de «opa concertada» con Iberdrola y afirma que hay jurisprudencia en la UE contra hechos similares

Actualizado:

MADRID. El consejo de administración de Endesa decidió ayer, por unanimidad -es decir, con el apoyo de Caja Madrid-, considerar «hostil» la opa de Gas Natural porque «se ha planteado con absoluto desconocimiento de Endesa» y, por consiguiente, decide plantar cara con todos los medios a su alcance, sin descartar ninguno.

De hecho, en estos momentos, los equipos jurídicos de Endesa consideran que la operación es una «opa concertada» por la presencia de Iberdrola, al «considerar que es la eléctrica vasca la que paga la compra de Gas Natural», que a su juicio sólo busca echar del mercado a Endesa como competidor y creen que hay jurisprudencia de las autoridades de Competencia de la UE al respecto.

Concretamente, según las fuentes consultadas en Endesa, Bruselas impidió una operación similar de EDP en Portugal, por lo que no descartarían acudir a la UE, entre otras muchas acciones que están estudiando.

La otra parte débil de la opa de Gas Natural, para Endesa, es la oferta económica, por lo que han decidido que harán especial énfasis en que el 65% de la oferta a los accionistas del grupo eléctrico se hace por un canje de títulos o «papelitos» de Gas Natural en lugar de por dinero.

Unidad de Blesa y Pizarro

Otra efecto de la «agresión hostil» de Gas Natural ha sido un acercamiento entre el presidente de Endesa, Manuel Pizarro, y Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, que es el primer accionista de la eléctrica (9%). Ambos fueron informados el mismo lunes de la operación por La Caixa.

Pizarro y Blesa han mantenido en el pasado reciente un fuerte enfrentamiento por el rechazo del máximo ejecutivo del grupo eléctrico a dar una vicepresidencia a Caja Madrid después de que esta entidad aumentara hace escasos meses su participación del 5 al 9% del capital en Endesa.

Sin embargo, según todas las fuentes consultadas, y con la «mediación de urgencia» de los máximos líderes del Partido Popular, incluida la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ambos ejecutivos han vuelto a aproximarse para hacer frente a la opa de Gas Natural, pese a que el PP reconoce que la operación está medida al 100% y hay muy pocas posibilidades de frenarla. Caja Madrid, tras aumentar su participación en la eléctrica, dijo que disponía de más de 1.000 millones de euros para invertir en el sector empresarial español.

Algunas fuentes apuntan que la postura de Pizarro y Blesa de rechazar la opa está más enfocada «cara a la galería», pues «la batalla la tienen muy perdida». Otras afirman que lo único que podría conseguir el consejo de Endesa es que Gas Natural aumentara su oferta o que incrementara el dinero que recibirían en efectivo los accionistas de la eléctrica.

Cumplir el programa del tripartito

En el ámbito político de esta operación cabe destacar que aunque el PSOE y sus socios catalanes no hacen más que declarar que la operación planteada por La Caixa responde únicamente a intereses empresariales, el pacto de Gobierno del tripartito catalán incluye una recomendación de impulsar el control de las empresas catalanas de los sectores estratégicos de la economía española, lo que La Caixa, máximo accionista de Gas Natural, Repsol YPF y Aguas de Barcelona, está haciendo con la opa de su participada gasista sobre Endesa.

Pero además, añaden, la inclusión de Iberdrola en la citada operación con la compra de activos, es también otro guiño a los nacionalistas vascos del PNV, ya que la eléctrica vasca gana músculo de golpe y consigue de una tacada cuotas en los mercados de gas y electricidad que, sin esta opa, tardaría varios años en obtener, así como una presencia destacada en mercados complicados como el francés y el italiano.

Esta decisión de la eléctrica que preside Íñigo de Oriol, que se «comerá» de rebote a su principal competidor si la opa sale adelante, ha frenado algunas críticas a la operación por parte de algunos sectores del Partido Popular, pese a que la han criticado con dureza desde todos los ángulos posibles.

Cataluña recaudará más

En Cataluña el anuncio de la opa de Gas Natural a Endesa ha sido celebrado desde la mayor parte de sectores económicos, empresariales y políticos. No hay que olvidar que de llegar a buen puerto la opa, con la sede social del futuro grupo fusionado en Barcelona, la Generalitat podría aumentar su recaudación por impuestos autonómicos de forma muy importante, así como por la propia operación de compra, próxima a los 23.000 millones de euros, que tributa un 1% por el impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Esto le supondría a la Generalitat unos ingresos de 230 millones de euros.

Endesa, en su comunicado a la CNMV afirma que «el planteamiento y la estructura de la oferta introducen elementos de incertidumbre que impiden conocer con precisión el valor real del precio ofrecido» y subraya que «una primera valoración determina que los términos económicos de la oferta son manifiestamente insuficientes y no reflejan en modo alguno el valor real de la compañía». El consejo entiende que «con la normativa aplicable y los precedentes existentes, la operación resulta difícilmente compatible con el régimen regulatorio y de competencia, existiendo en esta materia riesgos no previstos que podrían comportar perjuicios sustanciales a los accionistas de la compañía». También advierte que «el planteamiento de la operación en un momento en el que está abierto un proceso de revisión y modificación de la regulación eléctrica resulta particularmente sorprendente y preocupante, máxime cuando las conclusiones preliminares de dicho proceso de reforma parecen ser diametralmente opuestas a la concentración pretendida».

Se puede negociar

Pese a la dureza del comunicado, fuentes próximas a La Caixa consideraron ayer que el consejo de Endesa no ha cerrado la puerta a una negociación todavía y que las aguas volverán pronto a su cauce.