Endesa acelera los trámites para trasladar la sede de su filial de distribución a Barcelona

Endesa ha dado un giro de 360 grados a sus relaciones con Cataluña y está dispuesta a trasladar su filial de distribución a Barcelona para atender las peticiones de Pujol

BARCELONA. JOAN CARLES VALERO
Actualizado:

Endesa podría anunciar a la vuelta del verano que traslada la sede de su filial de distribución de Madrid a Barcelona, en atención a las reiteradas peticiones que desde la Generalitat se ha formulado a la eléctrica, que concentra en Cataluña el 40% de su mercado en España y el 19% del negocio del grupo en todo el mundo.

El presidente de Endesa, Manuel Pizarro, y el consejero de Trabajo, Industria, Comercio y Turismo de la Generalitat de Cataluña, Antoni Fernández Teixidó, celebraron hace unos días una reunión en la que sentaron las bases del traslado de la filial de distribución a Barcelona, tantas veces reclamado por el Gobierno autónomo. En la eléctrica aceleran estos días los trabajos y estudios técnicos previos a la decisión, según ha podido saber ABC de fuentes de la compañía, lo que supone un giro de 360 grados en el proceso negociador con el Gobierno catalán, ya que hasta ahora Endesa se limitaba a declarar su «receptividad».

Recuperar centros de decisión

Por su parte, el consejero Antoni Fernández Teixidó reconocía ayer a ABC que «todo progresa adecuadamente» para que el anuncio del traslado pueda realizarse a la vuelta de vacaciones. La decisión de Endesa, que además de la sede social comportaría el traslado de buena parte de la plantilla de su filial de distribución, supondría un «balón de oxígeno» para CiU en puertas de las elecciones autonómicas de noviembre, y que Cataluña recupera centros de decisión económica, después de una legislatura marcada por el debate sobre la pérdida de peso y liderazgo de esta Comunidad autónoma en el conjunto de la economía española y por la fracasada opa de Gas Natural. Tampoco hay que olvidar que la presión ejercida por la Generalitat hace unos años forzó el traslado de la sede de empresas como Terra y Retevisión a Cataluña.

Endesa Distribución Eléctrica es una filial de Endesa de la que dependen otras empresas de distribución territoriales, como Fecsa- Endesa (Cataluña), ERZ (Aragón), Gesa (Baleares), Sevillana (Andalucía) y Unelco (Canarias), y en la actualidad tiene su sede en Madrid.

El consejero delegado de la eléctrica, Rafael Miranda, destacó en una reciente visita a Barcelona la importancia de Cataluña como mercado, al suponer «el 19% del negocio mundial de Endesa». Miranda también recordó que la compañía tiene en la Comunidad catalana el centro mundial de contabilidad del grupo, con una plantilla de más de 300 personas.

Adelanto de las inversiones

En la reunión con la Generalitat, Pizarro también se comprometió, según el director general de Energía, Albert Mitjà, a adelantar una parte sustancial de las inversiones programadas en Cataluña, que ascienden a 3.000 millones de euros hasta el año 2010, con objeto de concentrarlas en los próximos tres años. La eléctrica y el Gobierno autonómico barajan una cifra entre los 1.200 y 1.400 millones de euros para atender la inversión necesaria hasta 2006, muy superior a los 900 millones inicialmente previstos.

Con la aceleración e incremento del plan de inversión se podría afrontar la renovación de la red de la capital catalana, que ha demostrado no estar a la altura de satisfacer las necesidades de los consumidores, ya que la demanda se ha doblado y ha pasado de crecer el 4,4% en el momento en que se realizaron las previsiones, hasta el actual 8%. La necesidad de renovación de cables, de refuerzo de las estaciones transformadoras y de la automatización de algunas líneas ha propiciado que este verano, de nuevo, se hayan producido constantes puntas de consumo, a las que la compañía ha hecho frente con el despliegue de veinte grupos electrógenos en Barcelona en sólo una semana.

Retribución por distribución escasa

Que las líneas tengan dificultades para satisfacer a la demanda eléctrica incide directamente en la calidad del servicio eléctrico en Cataluña, Comunidad que en este parámetro se sitúa a la cola de España, en la decimocuarta posición, sólo por delante de Baleares y Andalucía, según los baremos de la Secretaría de Estado de Energía. Pese a que la calidad del servicio ha mejorado un 22% en 2002, respecto a 2001, los tiempos de interrupción en Cataluña son superiores a años anteriores.

Para que las empresas de distribución puedan hacer frente a los esfuerzos de inversión necesarios para renovar la red y estar a la altura del crecimiento de la demanda, Endesa reclama que se mejore el grado de retribución de las inversiones en distribución a través de la tarifa. En opinión del consejero delegado de la eléctrica, Rafael Miranda, sólo así se evitaría que esas inversiones sean castigadas luego por los inversores en el mercado de valores por rentabilidad por debajo del capital invertido.

Ante esa circunstancia, la Generalitat ha reclamado al secretario de Estado de Energía, José Foldado, la participación autonómica en el control de los recursos recaudados en concepto de retribución de la distribución.

Como consecuencia de esta petición, Economía ha creado un grupo de trabajo para desarrollar esta medida de control conjunto de las inversiones que hacen las compañías con el dinero que reciben de la retribución a la distribución. En opinión de Mitjà, «lo importante es ver si este dinero que se recauda por ese concepto realmente se dedica a ese fin, y si los recursos son realmente los necesarios».

Recursos ligados a la calidad

Endesa asegura que el modelo de distribución catalán le resulta desfavorable, en comparación con otras comunidades españolas. Esta circunstancia es el resultado de una herencia del pasado, ya que Cataluña contaba con tres eléctricas (Enher, Fecsa e Hidroeléctrica), y las líneas están cruzadas. Endesa asegura que el ratio del kilowatio por hora distribuido está en Cataluña por debajo de otras zonas de España.

La Generalitat, por su parte, también está dispuesta a defender una retribución más importante a Endesa en concepto de distribución para Cataluña. En definitiva, se trata de que la bolsa de recursos recaudados por ese concepto por el regulador se distribuya de forma proporcional a las necesidades de inversión de cada Comunidad y en función de la calidad del servicio.