Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, durante la entrevista con ABC
Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, durante la entrevista con ABC - JOSÉ RAMÓN LADRA
ENTREVISTA

«Las empresas que vienen a España buscan un nivel de impuestos razonable»

Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, considera que los riesgos políticos internos no están afectando demasiado a la imagen exterior como país

MadridActualizado:

En caída libre sin paracaídas. Así se comportaron los fondos de inversión españoles en 2018 al registrar pérdidas del 4,6%, el segundo peor dato de la serie histórica. Pero el descalabro no queda ahí: el patrimonio se redujo en 5.572 millones, un 2,1%, lo que no ocurría desde 2012. Sin embargo, desde Inverco, su presidente Ángel Martínez-Aldama, transmite tranquilidad.

¿Deben preocuparse los inversores? Son los peores datos desde la caída de Lehman Brothers...

Una crisis como la de Lehman fue consecuencia de otra situación previa; los mecanismos de supervisión y alertas tempranas han mejorado mucho, al menos en la Unión Europea. En tema de mercados y rentabilidades este año está yendo muy bien porque en enero cambiaron las tornas. Episodios concretos que pueden desestabilizar las previsiones va a haber a lo largo de todo el año, pero la tónica general es buena. Desde el punto de vista de mercados no estamos en una situación de crisis, y ni mucho menos del tamaño de lo que hubo en 2008.

De septiembre a cierre de año se dieron reembolsos en fondos españoles por valor de más de 3.000 millones. ¿Es un cambio de tendencia?

En Europa el proceso de reembolso empezó, incluso, antes. En España lo hemos visto en el último trimestre. A veces por no mantener la calma cuando hay que hacerlo.

¿Hablaría de pánico?

El miedo es libre. Las inversiones hay que hacerlas en productos en los que uno pueda dormir por la noche. No debería ponerme nervioso perder un 2% ahora si mi horizonte temporal es de tres años. Aunque no pierdes hasta el momento del reembolso. Ha habido cuatro años de rendimientos positivos y esto no dura eternamente. Enero ha sido totalmente distinto.

¿Qué factores han impactado más en el desplome de la rentabilidad y el patrimonio?

Las Bolsas y mercados lo que han reflejado son más incertidumbres de las previstas en la primera parte del año. China, países emergentes, Brexit... Multitud de factores, pero sobre todo las restricciones comerciales.

Entonces, España sufre más por factores externos que internos

España es una economía interdependiente en un mundo globalizado. Cuando hay un catarro en una parte del mundo, estornudamos. Los factores externos influyen y los internos también. Hoy el foco está más puesto en Italia, pero tenemos varios factores de incertidumbre: si se aprobarán los Presupuestos, si el Gobierno aguantará la legislatura... pero hasta ahora no están afectando en exceso a nuestra imagen exterior. Nuestra prima de riesgo no muestra gran incertidumbre sobre el futuro ni la inestabilidad política.

Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, durante la entrevista con ABC
Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, durante la entrevista con ABC - JOSÉ RAMÓN LADRA

La política económica del Gobierno, ¿es la ideal para convencer a los inversores de apostar por España?

Hay cosas en los Presupuestos que están bien, otras menos bien y otras que podrían estar y no están. Esto es como las alineaciones de un equipo de fútbol: si Isco tiene que ser titular o no, si hay que fichar un galáctico... Todo es opinable. Las empresas cuando vienen a establecerse aquí buscan estabilidad política y económica y un nivel de impuestos razonable. Las subidas propuestas, sin ser alarmantes, son importantes y es un factor que ayuda y resta un poco a nuestra consideración como foco de atracción de inversiones. La parte positiva es que habrá más ingresos y se supone que eso contendrá el déficit. Lo importante es tener unos Presupuestos. Que no los haya es una señal de debilidad.

El Ejecutivo también ha puesto el foco en las sicav. ¿Cómo les influyen estas medidas?

Las sicav son un producto regulado por una directiva. Vemos varias diferencias entre lo que esta exige y lo que hay en España. En ningún país de la UE, salvo Portugal, se exige un número de accionistas superior a dos. Es un obstáculo. Y hay una publicidad de los partícipes significativos que en el resto de países no existe. Cuando centras el foco en una accionista significativo, lo simplificas en que sicav es igual a vehículo de una persona que tiene mucho dinero... y los que tienen dinero diversifican en muchos productos. No tienes una lista de ahorradores en depósitos, pero si fuera público estarían los mismos.

¿Puede provocar una fuga de capitales, por ejemplo, a Luxemburgo?

Cuantas más diferencias haya en un régimen español frente al resto de Europa, más opciones habrá de que se desplace la gestión española hacia gestión extranjera. Hará que perdamos una industria que mueve 30.000 millones y que invierte el 30% de su cartera en valores domésticos. Bajo gestión extranjera como mucho tendrían invertido el 1,8% en valores domésticos. Perderíamos puestos de trabajo de gestión y de la industria auxiliar que conlleva (30.000 empleos directos e indirectos) e ingresos para Hacienda (340 millones al año).