El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos - MAYA BALANYA

El empleo fijo en las empresas creció seis veces más que el temporal hasta septiembre

Las empresas subieron los sueldos un 1,5% hasta septiembre, el mayor alza desde 2009

MADRIDActualizado:

Los beneficios empresariales continúan acelerando, lejos de la desaceleración de la economía, y ello se traslada, aunque con menor fuerza, al aumento de salarios y empleo. Los resultados de las compañías han aumentado en los nueve primeros meses del año un 59,5% frente a los mismos del año pasado debido al «mayor dinamismo de la demanda interna», describe la central de balances trimestral que ha publicado el Banco de España. Ante ello, los salarios crecieron un 1,5%, su mayor alza desde 2009, mientras que el empleo lo hizo un 1,6%, con un sorpasso en el avance de la contratación fija frente a la temporal, algo inédito.

El mal momento de la exportación, ante el deterioro de los países de nuestro entorno y el proteccionismo creciente, está propiciando que «tanto las compras como las ventas en España ganaron peso relativo respecto al año anterior», según la muestra de medianas y grandes empresas a la que ha accedido el organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos. De hecho, el 80,2% de las ventas son a nuestro país, frente al 79,3% del año pasado.

La mejora de los balances se sustenta, en parte, en que mientras el año pasado los resultados atípicos o extraordinarios recortaron un 13,3% del beneficio, este año han ejercido un efecto contrario. La razón, describe el informe, es las «ventas de activos financieros que generaron cuantiosas plusvalías» en varias operaciones. A ello se le suma la reducción de los gastos financieros –por el abaratamiento de la financiación– y el aumento de los dividendos recibidos, lo que aupó a los ingresos. Esta situación ha provocado que el resultado ordinario neto se incremente un 11,1%, después de que a estas mismas alturas de 2017 lo hiciera un 13,8%.

Pese a esto, la reducción de deuda registró cierto estancamiento, e incluso aumentó al compararla con el activo neto al 43,1%, tres décimas más que en 2017. La bajada del endeudamiento privado, así, estaría tocando fondo. Dentro del pasivo de las grandes empresas, cada vez tiene un menor peso el crédito bancario y más el patrimonio y las emisiones de renta fija. Es decir, los grupos consolidados, cada vez recurren más a recursos propios.

Las pymes crecen más que la gran empresa

Las empresas que mejor van, por quinto año consecutivo, son las compañías pequeñas y medianas, que elevaron su valor añadido bruto un 8,4% frente al 2,8% de las grandes. Pese a ello, hay una gran heterogeneidad: entre las pequeñas (tomando el 25% de menor facturación) el valor mediano –es decir, en el centro de la distribución– fue negativo, del -10,6%, mientras que en las grandes (el 25% de mayor facturación) fue del 17,4%–. En ambos casos las mayores compañías desvían considerablemente el dato medio.

Por sectores, el comercio y la hostelería fueron los que encabezaron esta mejoría general al elevar su valor añadido un 6%. Por detrás, la energía creció un 4%, mientras que en la industria el repunte fue del 2,7%.

Más sueldos, menos empleo

El músculo en los balances se traduce en un aumento de las plantillas del 1,6%, algo meno frente al 2,5% del año pasado, y sobre todo, a un incremento salarial que empieza a coger fuerza. De enero a septiembre fue del 1,5%, el mayor porcentaje de crecimiento de la retribución media en nueve años, y el avance fue el mismo entre las medianas y las grandes empresas. Habrá que ver si la central de balances anual, que incorpora a más empresas en la muestra del Banco de España confirma el buen dato, si bien parece que los sueldos comienzan a despertar, a tenor de que los salarios negociados por convenio ya acarician una subida del 2% en lo que va de año. Cifras que se acercan al repunte de la inflación, que el mes pasado marcó un 1,9%.

Otra buena noticia también es que el avance de la contratación fija supera a la temporal: creció un 2% mientras que la eventual fue del 0,3%, por lo que se incrementó seis veces más. Esto supone una novedad, frente a la tendencia registrada hasta 2017. Un 51,5% de empresas crearon empleo, un alza de 1,1 puntos respecto a septiembre de 2017.

Los sectores que más suben los sueldos son aquellos que menos empleo crean. Los sectores en los que más crecen los salarios medios fueron el comercio y hostelería (3,3% de alza) y en la industria (2,7%) y si bien en información y comunicación estos bajan un 0,8%, es el sector con mayor creación de empleo, con un 2,4% de media siendo del 1,2% en el comercio, del 1% en energía y del 0,6% en la industria.

Productividad

Este descuelgue entre subida de sueldos y aumento de la ocupación se debe a que los sectores que más empleo crean probablemente sean puestos de baja productividad, lo que explica que el salario medio se contraiga, apuntan fuentes de la dirección de Estadística y Economía del Banco de España.

La central de balances trimestral es una encuesta a 926 empresas, que por facturación son grandes y medianas que concentran el 12,8% del valor añadido total. Posteriormente, el Banco de España publica la central de balances anual con más de 600.000 empresas, que incluye a más compañías, sobre todo pymes.