Empresas extranjeras exigen a Argentina 38.000 millones por la congelación de tarifas

El presidente argentino ha vuelto a tensar las negociaciones de su Gobierno con las compañías foráneas de servicios, entre las que hay varias españolas

ABC/
Actualizado:

BUENOS AIRES/MADRID. Las empresas extranjeras afincadas en Argentina reclaman al Gobierno 38.000 millones de dólares como resarcimiento de las medidas de emergencia adoptadas para hacer frente a la crisis económica que estalló en 2001, según reveló ayer el ministro argentino de Justicia, Horacio Rosatti.

Las demandas, que están presentadas ante el Centro Internacional de Arreglo de Disputas de Inversiones (Ciadi), que depende del Banco Mundial, suman 18.000 millones de dólares. «Si sumamos la demandas que están en lista de espera, hay que agregar 20.000 millones más», dijo Rosatti, informa Afp.

Las denuncias han sido presentadas por empresas concesionarias de servicios públicos cuyas tarifas permanecen «congeladas» desde hace tres años. Las compañías, entre las que se encuentran las españolas Endesa, Gas Natural, Repsol YPF, Aguas de Barcelona y Telefónica, argumentan que han sufrido un perjuicio en sus cuentas porque mantienen sus deudas nominadas en moneda estadounidense desde la época en que artificialmente se disponía que un peso era igual a un dólar.

El Gobierno argentino cuestiona la legitimidad del Ciadi como tribunal para dirimir los casos de las empresas privatizadas, la mayoría de capitales europeos. El presidente Kirchner pretende que estas demandas sean retiradas para negociar un nuevo marco contractual con las empresas concesionarias de servicios públicos, lo que es rechazado por las compañías.

Como medida de presión, Kirchner ha decidido romper las negociaciones con esas compañías que prestan servicios públicos y discutir su situación mediante audiencias públicas.

La decisión del presidente argentino ha sido interpretada por Endesa como «una maniobra cara a los argentinos», según declaró a este periódico un portavoz de la eléctrica, que subrayó que «no creemos que el conflicto pase a mayores, máxime cuando se trata de compañías que están invirtiendo mucho dinero en el país desde hace años».

Un portavoz de Gas Natural manifestó que «el proceso de negociación de tarifas sigue abierto y mantiene el proceso habitual». Incluso, algún periódico argentino publicaba ayer que «avanza el acuerdo con Gas Natural». El mecanismo de las audiencias públicas es visto desde Gas Natural como «normal».

Por su parte, Repsol YPF no tiene previsto incrementar el precio de los combustibles en Argentina, según dijo ayer su director general, Enrique Locutura, en Buenos Aires. «En la situación actual, no habrá subida de precios», subrayó.