REUTERS

La emisión de bonos de Aramco recibe una demanda histórica de 88.680 millones

Es la primera colocación internacional de deuda de la petrolera saudí, la compañía con mayores beneficios del mundo en 2018

LONDRESActualizado:

La emisión internacional de deuda de la petrolera Saudi Aramco ha recibido una demanda de más de 88.680 millones de euros (100.000 millones de dólares), lo que supone una cifra récord para una colocación de bonos emergentes y multiplica por diez la oferta de papel que tiene previsto colocar.

De este modo, el interés suscitado por la primera colocación internacional de deuda de la empresa más rentable del mundo ha superado incluso al registrado en el debut en los mercados de Arabia Saudí, que logró en 2016 una demanda de 54.421 millones de euros (67.000 millones de dólares) en su primera emisión de bonos.

La emisión saudí consta de seis tramos de vencimientos, que oscilan entre los tres y los treinta años. Según «Financial Times», el precio inicial del primero de los tramos se sitúa 75 puntos básicos por encima del bono del Tesoro de EE.UU. equivalente, mientras que el diferencial para los bonos a cinco años es de 95 puntos básicos y de 125 en el caso de los bonos a 10 años. Por su parte, los bonos con vencimiento a 20 años cuentan con una prima de 160 puntos básicos sobre el bono de EE.UU. y la deuda a 30 años de 175 puntos básicos.

Con una demanda superior a los 100.000 millones de dólares, la colocación de Aramco rivaliza con algunas de las mayores ventas de deuda de la historia, aunque las escasas colocaciones corporativas que atrajeron un interés semejante se saldaron con la venta de bonos por importe muy superior al inicialmente previsto por la empresa árabe.

La petrolera estatal saudí se convirtió en la firma más rentable del mundo, después de desvelar que en 2018 logró un beneficio neto atribuido de 98.482 millones de euros (110.985 millones de dólares) -casi un 1% del PIB español-, un resultado más alto que el de Apple, Facebook y Microsoft juntas. Saudi Aramco también obtuvo un beneficio superior que la suma de los de las petroleras Royal Dutch Shell, ExxonMobil y Chevron.