Empleado de Ferrovial Servicios
Empleado de Ferrovial Servicios - ABC

La elevada liquidez y los tipos bajos seguirán impulsando fusiones y adquisiciones

El 60% de las operaciones serán compras, el 20% «joint ventures» y otro 20% ventas o desinversiones, según un informe de KPMG y CEOE

MadridActualizado:

Factores como el entorno de bajos tipos de interés, la elevada liquidez disponible por parte de los fondos de «private equity» nacionales e internacionales, el apetito de la banca tradicional y los fondos de deuda por seguir financiando operaciones y las estrategias de las empresas para seguir creciendo impulsarán las fusiones y adquisiciones en España de nuevo en 2019. Así lo reflejan las respuestas de los más de 100 directivos españoles (de un total de más de 1.000 encuestados por KPMG en colaboración con la CEOE) que contemplan el crecimiento a través de adquisiciones entre sus prioridades estratégicas para 2019.

Según concluye el informe «Perspectivas de M&A en España en 2019. Crecimiento vía adquisiciones», el 60% de las operaciones previstas en 2019 serán adquisiciones. Los objetivos de los directivos encuestados a partir de estas compras serán aumentar la expansión geográfica (47%), consolidar la cuota de mercado (46% de las respuestas), y aprovechar buenas oportunidades (41%).

A continuación, las «joint-ventures» o alianzas representarán el 20% de las operaciones, como vía para acceder a nuevos mercados o clientes. Otro 20% serán operaciones de desinversión de activos, porcentaje que refleja que, en gran medida, las empresas ya se deshicieron de muchos activos no estratégicos durante los años de crisis para fortalecer sus balances.

Los sectores más activos en M&A en 2019, en base a las respuestas de los directivos que han participado señalan que darán prioridad estratégica al crecimiento inorgánico, serán los de infraestructuras y construcción, servicios a empresas, banca, consumo y distribución, seguido de seguros, industria y «healthcare» (salud).

Fuentes de financiación

El acceso a la financiación para llevar a cabo fusiones y adquisiciones es una de las grandes ventajas que plantea la actual situación de tipos bajos. La banca constituye, como reflejan los resultados de la encuesta, la principal fuente de financiación para la mayoría de las empresas, especialmente la banca española, a la que acudirán casi 6 de cada 10 directivos para financiar sus transacciones en 2019. Asimismo, el mercado de capitales constituye una alternativa de financiación para el 23% de los encuestados.

En este sentido, el 68% de los participantes percibe que las entidades financieras se encuentran dispuestas a financiar operaciones. Un 25% considera que los bancos tienen un apetito fuerte y 43% un apetito moderado.

Por otro lado, la incertidumbre económica sigue siendo el principal obstáculo que prevén los directivos para la realización de fusiones y adquisiciones en España en 2019, tal y como ha afirmado el 60% de ellos. Le siguen los precios caros de los activos y la complejidad de la transacción, para el 35% y 24% respectivamente.

El mercado de M&A este año

A pesar de la preocupación creciente por la inestabilidad geopolítica y una previsible ralentización de la economía, se espera que la actividad de M&A en 2019 continúe siendo positiva. Según señala Jorge Riopérez, socio responsable de Corporate Finance de KPMG en España y de M&A en Europa, Oriente Próximo y Asia (EMA), «a pesar de la incertidumbre, dada la liquidez del mercado y las buenas expectativas de crecimiento de las empresas españolas, que siguen despertando gran interés por parte de los inversores internacionales, somos optimistas respecto a la evolución esperada en 2019».

El año 2018 ha sido intenso en cuanto a actividad de M&A y mientras que el número de operaciones en España creció casi un 7%, el volumen de inversión creció casi un 40% en relación al año anterior, según datos de Thomson Reuters. Solo la inversión extranjera, que fue superior a los 60.000 millones de euros, creció un 74% en relación a 2017. Asimismo, en Europa la inversión creció casi un 34% en comparación con 2017 y supone la mayor subida de los últimos 11 años.