Teresa Ribera, ministra para la Transición Energética, hoy
Teresa Ribera, ministra para la Transición Energética, hoy - EP

Las eléctricas piden una reforma de las tarifas para ofrecer precios más bajos

Las grandes compañías aseguran que «no es justo» que los consumidores paguen millones por costes ajenos al consumo mientras la ministra Ribera les critica por no sacar partido a contadores inteligentes

MADRIDActualizado:

La polémica por la tarificación eléctrica está servida. Mientras las compañías eléctricas piden al Gobierno una reforma tarifaria que les permita ofrecer precios más justos y denuncian que «seguimos tarificando como en los años 80», la ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, se ha lamentado de que algunas eléctricas no estén ofreciendo al consumidor la información necesaria para sacar partido a los contadores inteligentes.

Así lo han declarado hoy durante la inauguración del I Congreso de la patronal sectorial Aelec, cuya presidenta, Marina Serrano, ha asegurado que las compañías han puesto en marcha una campaña para que los consumidores sepan exactamente las utilidades de estos contadores y ha añadido que, además de conocimiento, es fundamental que existan tarifas que realmente permitan ahorrar en la factura de la luz.

El director general de regulación de Endesa, José Casas, ha afirmado en uno de los coloquios que una de las principales barreras en el sistema eléctrico «es el precio», ya que «no es justo que se obligue a los consumidores a pagar 5.800 millones de euros de las renovables, 1.200 millones de la cogeneración y otros miles de millones del déficit que generaron en el pasado las primas a las renovables».

También ha dicho que aunque se han cambiado 28 millones de contadores eléctricos analógicos por otros electrónicos, «seguimos tarificando como en los años 80». La directora general de infraestructuras de Naturgy, Rosa Sanz, ha añadido que mientras que en España se han cambiado los contadores en 2018, en el Reino Unido no acabarán hasta 2020.

La consejera delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría, ha defendido que el sistema eléctrico en nuestro país es de gran calidad y con un coste un 40% inferior a la media europea. «También contamos con una industria eléctrica muy poderosa y muy presente en el extranjero».

El presidente de Viesgo, Miguel Antoñanzas, ha afirmado que «aunque la tecnología va por delante, la regulación es la que manda» y que los objetivos impuestos por el Gobierno español para la transición energética «son exigentes, por lo que la pregunta es si son alcanzables». Ha añadido que «la sociedad debe de entender y abrazar el cambio» y considera «clave» el aumento de la redes.

Sobre las redes, Santamaría ha añadido que la inversión prevista «y necesaria» es de unos 40.000 millones de euros. Rosa Sanz ha afirmado que las redes de distribución «son indispensables», aunque ha subrayado que tenemos una red «robusta, moderna y de referencia internacional».

El director general de regulación de Endesa ha afirmado también que para alcanzar los objetivos de electrificación del país en 2030 y en 2050, la demanda debería crecer entre un 1 y un 2% cada año, «algo que no está sucediendo».

El consejero delegado de EDP España,Rui Teixeira, ha pedido una reforma fiscal «que apoye a las compañías eléctricas y a sus inversiones». Santamaría ha añadido que «la regulación debe de ir con luces largas» y Sanz que «hacen falta incentivos para desarrollar los avances tecnológicos».