La factura eléctrica apenas pesa un 20 o un 25% en las compañías eléctricas integradas
La factura eléctrica apenas pesa un 20 o un 25% en las compañías eléctricas integradas - FLICKR

¿Por qué las eléctricas no dejan de caer?

La única excepción es Acciona, que se encuentra entre la decena de valores del Ibex-35 que mejor ha arrancado el año

FINANZAS.COMActualizado:

El sector eléctrico no ha empezado el año con mucha brillantez. Más bien todo lo contrario: Red Eléctrica, Iberdrola y Enagás se encuentran entre los peores valores de lo que llevamos de año. Endesa también se coloca entre los diez que peor se comportan en este casi recién estrenado 2017. Gas Natural lo hace un poco mejor, pero apenas se encuentra en tablas. La única excepción es Acciona, que se encuentra entre la decena de valores del Ibex-35 que mejor ha arrancado el año.

¿Qué explica esta evolución? Javier Esteban, analista de Banco Sabadell, argumenta que el principal motivo hay que buscarlo en el comportamiento del mercado de deuda: las rentabilidades de los bonos están subiendo debido a las expectativas de una mayor inflación y a la hora de calcular las valoraciones, al aplicar una tasa de descuento más elevada por la subida de los tipos de interés, éstas caen. Álvaro Navarro, de Intermoney Valores, añade que esa subida de tipos reduce las rentabilidades del negocio regulado y de retribuciones reales fijas, algo que padecen especialmente Red Eléctrica y Enagás. Navarro aporta, además, otro motivo a este peor comportamiento relativo del sector: los últimos movimientos de las carteras de los inversores han favorecido a compañías con un perfil más cíclico, así como a los bancos, que estaban muy infraponderados, a costa de otros sectores, como el de las 'utilities', mucho más presentes en los 'portfolios' en los últimos años, por su carácter más defensivo ante las turbulencias.

Aunque estas explicaciones son convincentes, resulta sorprendente que las últimas caídas del sector eléctrico hayan coincidido con el momento en que el precio de la luz esté marcando máximos. En opinión de Javier Esteban, aunque éste pueda tener una primera derivada positiva en el sector, hay dos factores que impiden que se traslade a la cotización en Bolsa: en primer lugar, el hecho de que en el mercado de futuros el precio no esté repuntando, es decir, no se prevé que la subida de los precios sea sostenible y se despegue mucho de los niveles previos a este último repunte; en segundo lugar, la mitad de los clientes pertenecen al llamado mercado libre, es decir, no están acogidos a tarifas reguladas, por lo que a ellos no les afecta la subida de los precios y, por tanto, las eléctricas se ven muy limitadamente beneficiadas por el incremento de los precios. Máxime si tenemos en cuenta que, como añade Navarro, en gran medida, gran parte de la energía que se consume ya está vendida de antemano.

Además, según apunta Víctor Peiro, de GVC Gaesco Beka, si la luz sube en el mercado es porque se incrementa el coste de producirla y, por lo tanto, no hay ganancia. Y, en todo caso, puntualiza, la factura eléctrica apenas pesa un 20 o un 25% en las compañías eléctricas integradas.

Lee la noticia completa en Finanzas.com