REUTERS

EE.UU. cumple con su amenaza y desata la guerra comercial con la UE

Impone aranceles del 25% y 10% al acero y aluminio. Bruselas anuncia que denunciará estas medidas ante la OMC y que impondrá aranceles a productos norteamericanos como estaba previsto

MadridActualizado:

Estados Unidos impone finalmente los aranceles a las importaciones de acero (25%) y aluminio (10%). El Departamento de Comercio ha anunciado que a partir del 1 de junio entran en vigor los gravámenes para la Unión Europea, Canadá y México. Donald Trump desata, así, la guerra comercial en estos territorios después de tres meses de amenazas.

«Hemos decidido no ampliar la exención para UE, Canadá y México, por lo que estarán sujetos a los aranceles del 25% y 10% al acero y el aluminio», ha explicado Wilbur Ross, secretario de Comercio de EE.UU., en una conferencia telefónica con la Prensa.

La UE no se ha quedado de brazos cruzados y ya ha reaccionado a esta decisión proteccionista de los norteamericanos: abrirá un contencioso ante la Organización Mundial del Comercio para defender los intereses comunitarios. Además, como estaba previsto, Europa impondrá aranceles a productos emblemáticos estadounidenses este mes de junio.

«Estados Unidos no nos deja otra opción que proceder con un procedimiento de disputa ante la OMC y con la imposición de aranceles adicionales a una serie de importaciones procedentes de Estados Unidos. Defenderemos los intereses de la UE cumpliendo totalmente con la legislación comercial internacional», ha lamentado en un comunicado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El secretario de Comercio de EE.UU., Wilbur Ross, ha señalado que, aunque «hubo avances en las conversaciones con la UE», no lograron llegar a un acuerdo que convenciera a ambas partes. De esta forma, Ross elimina la exención temporal de aranceles que tenían los Estados miembros de la UE.

Además, apuntó que «ya no hay fecha precisa» para el fin de las negociaciones con Canadá y México sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que «se han prolongado más de los previsto», por lo que también quedarán sujetos a los aranceles.

Pese a todo, desde el Departamento de Comercio norteamericano señalan que están abiertos a continuar con las negociaciones para lograr un acuerdo comercial. No cierran la puerta a un pacto futuro, aunque entren en vigor los aranceles que abren la guerra comercial con la UE.