La economía se cuela en el calendario de Sánchez

España sigue sin Gobierno y pendiente de la estrategia de negociación del presidente mientras el número de desempleados sufre en agosto su mayor subida desde 2010

María Cuesta
MADRIDActualizado:

Después de meses desterrada a un segundo plano por los tiempos de bonanza, la economía quiere volver a ganarse su protagonismo en el panorama político nacional. Y parece que viene dispuesta a hacerlo por las malas. Este verano, el Gobierno ha limitado sus mensajes económicos a negar las señales de desaceleración internacional y ha preferido escudarse, como en 2007, en que España sigue creciendo con brío y con más fuerza que la media de la zona euro. Aseguran que nuestra economía puede resistir el envite de la incertidumbre por la guerra comercial desatada entre China y Estados Unidos y por la posibilidad, cada vez más cercana, de un Brexit duro.

Pero los datos son tozudos y los conocidos esta mañana con respecto al mercado de trabajo no son en absoluto alentadores. El número de desempleados crece en 54.371 personas, l a mayor subida en agosto desde 2010 y, lo más preocupante, la Seguridad Social pierde 212.984 afiliados en su peor agosto desde el año 2008. Es decir, que hay que remontarse al inicio de la crisis económica para encontrar un dato más alto de destrucción de empleo en agosto (entonces 244.666 trabajadores menos respecto a julio), y esto implica que no sólo va a haber que pagar más subsidios por desempleo, sino que además va a haber menos personas aportando a la caja común. A ello hay que añadir que la contratación indefinida se desploma un 19,9% interanual.

Lo cierto es que el mes de agosto está siempre marcado por la fuerte estacionalidad que impone el fin de las vacaciones por eso la clave estaba en conocer cómo de malo era el dato publicado esta mañana. Y la sorpresa -no tanta para muchos economistas que alertan de que las nubes se otean ya en el horizonte y que el otoño será aún peor- no ha sido positiva. La barrera de los tres millones continúa intacta con 3.065.804 personas apuntadas a las oficinas públicas de empleo, tras un aumento de 54.371 desempleados respecto a julio. La mayoría de estas personas son mujeres (1.818.266), que sumaron un 1,30% más respecto a julio, mientras que el desempleo masculino se situó en los 1.247.538, con un alza del 2,5%. El paro registrado sube además en 16 comunidades autónomas y lo hace con especial fuerza en la Comunidad Valenciana (13.093), Cataluña (12.588) y Madrid (7.199).

Parece evidente que el debilitamiento económico se acelera y pilla a España con la gestión paralizada y maniatada presupuestariamente. Además, el margen de nuevos estímulos está ya al límite. En el terreno político, Pedro Sánchez sigue con su estrategia de tachar días del calendario y ya solo quedan tres semanas para que, sin no hay acuerdo, el día 23 de septiembre se convoque automáticamente la repetición electoral para el 10 de noviembre. Aseguran en su entorno que el presidente en funciones está imponiendo sus tiempo. Pero no hay que olvidar que la economía también tiene los suyos. Y nunca espera.

María CuestaMaría CuestaRedactoraMaría Cuesta