Tienda «duty free» del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas
Tienda «duty free» del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas - ABC

El «duty free» se estanca por el Brexit y los cambios en el consumo

AENA prepara un plan estratégico para relanzar las tiendas libres de impuestos

MadridActualizado:

AENA sigue sin dar con la tecla del «duty free». Pese a los esfuerzos del gestor aeroportuario por relanzar este negocio, que cuenta con 86 puntos de venta en los aeropuertos españoles, los ingresos de las tiendas libres de impuestos solo repuntaron un 2,9% el año pasado. Es por ello que el gestor prepara «alternativas estratégicas» para estas tiendas, cuya concesión finaliza en 2020. Entre ellas, la compañía pública estudia dar entradas a más operadores privados para ampliar la gama de productos.

Los establecimientos libres de impuestos han representado tradicionalmente la mayor fuente de ingresos comerciales de la compañía pública. Pero su limitada oferta y los nuevos hábitos de los consumidores les han hecho perder terreno respecto a restaurantes y aparcamientos. Una tendencia que se ha visto reforzada por el Brexit, que ha lastrado la cotización de la libra y, como consecuencia, ha mermado el poder adquisitivo de los británicos.

Según los resultados remitidos por AENA a la CNMV, los ingresos comerciales del grupo superaron el año pasado los 1.144 millones de euros, lo que supone un incremento del 9% respecto a la cifra de 2017. Dentro de las líneas de negocio de este segmento, el «duty free» fue el que más ingresos aportó: 318,046 millones de euros. Pero su crecimiento, inferior al 3%, fue mucho más discreto que el de negocios como las tiendas comunes (16,1%), los restaurantes (14,3%) y los aparcamientos (8,9%). Hace apenas tres años, en 2015, la facturación de las tiendas libres de impuestos del grupo crecían a un ritmo del 35%.

Tomar medidas

Este frenazo ha llevado a la compañía dirigida por Maurici Lucena a tomar medidas. Ya el año pasado, según detalla la propia empresa en la memoria de 2018, se desarrollaron iniciativas como renovaciones de tiendas, campañas de comunicación y promociones diseñadas específicamente para británicos.

Incluso se puso en marcha un proyecto piloto en cinco aeropuertos españoles (Barcelona-El Prat, Málaga-Costa del Sol, Alicante-Elche, Gran Canaria y Bilbao) para «identificar acciones para optimizar el desempeño comercial» de estos establecimientos. Una iniciativa que, según detallan desde el gestor aeroportuario, «se articulaba en torno a cinco palancas»: acciones sobre la política de precios y surtido, mejora de los diseños de tiendas actuales, implantación de acciones de marketing e innovación y actuaciones del operador con la fuerza de ventas.

Los resultados, por el momento, son discretos, aunque desde la compañía pública aseguran que los ingresos de la línea de negocio «duty free» del año pasado están condicionados por «las rentas comprometidas en los contratos, productos del proceso de concurso público realizado y de acuerdo con las ofertas adjudicadas». La cotizada tiene la previsión de aumentar los ingresos de este negocio un 10% en los dos próximos años.

Dufry, la compañía suiza adjudicataria de todos los establecimientos de «duty free» de los aeropuertos españoles, ha estado muy presente en esta reconversión. La compañía asegura que el plan desarrollado el año pasado «empieza a dar sus frutos», pese a haberse desarrollado en un contexto complejo. «En 2018 ha habido una variación del tipo de perfil de pasajero, entorno cambiante, así como otras razones, que han influido en los niveles de crecimiento», aseguran desde la compañía, que diferencia entre los ingresos obtenidos por AENA por este negocio y los de sus tiendas World Duty Free.

Respecto al futuro de este negocio, desde la compañía apuestan por reforzar «el desarrollo de la tecnología digital tanto en nuestras tiendas como en los sistemas de apoyo». Eso sí, la compañía evita pronunciarse sobre si participará en la licitación prevista para 2020.

Y es que el año que viene será clave para el negocio de los «duty free». El fin de la concesión de estas tiendas abre la puerta a una reestructuración de este modelo de negocio.

En este sentido, el gestor aeroportuario no descarta licitar lotes más pequeños por estas tiendas, lo que le permitiría aumentar la competencia del sector y ampliar la gama de productos de los establecimientos. Pese a ello, la compañía pública asegura que todavía «se están estudiando alternativas».

El gestor aeroportuario ha destacado en varias ocasiones la importancia para el grupo del negocio comercial, en el que se enmarcan las tiendas «duty free». De hecho, este segmento representa, junto a la actividad inmobiliaria, uno de los ejes del plan estratégico 2018-2021 de la compañía.