Alumnos de los Ciclos de grado formativo del IES Francisco García Pavón de Tomelloso de FP Dual
Alumnos de los Ciclos de grado formativo del IES Francisco García Pavón de Tomelloso de FP Dual - M. CIEZA

FP dual, la herramienta desaprovechada en la maquinaria de la empleabilidad

Una de cada cuatro empresas no encuentra los jóvenes cualificados que necesita para trabajar. Este dato, unido al 37,5%de tasa de paro de los jóvenes, hace más necesaria que nunca la FP dual

ABCActualizado:

La tasa de paro en España es del 16,4% de la población activa pero en el caso de los jóvenes el porcentaje se eleva al 37,5% y, en los peores años de la crisis, allá por el año 2013, llegó a alcanzar el 55,5% de los jóvenes entre 15 y 24 años. Si a las anteriores cifras se le añade que uno de cada cuatro empresarios españoles no encuentra los jóvenes con la formación adecuada para trabajar, se puede llegar fácilmente a la conclusión de que estamos ante un problema muy serio.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, aseguraba hace unos días en relación con este asunto que «la formación profesional dual es la mejor manera de apoyar la cohesión social ya que es un sistema flexible de aprendizaje».

En la misma línea se manifestó Ignacio Osborne, presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), en el sentido de que «la formación profesional es importantísima para integrar a los jóvenes en las empresas españolas».

La cuestión es que hasta la Comisión Europea se ha dado cuenta de que nuestro sistema educativo deja mucho que desear, según se refleja en su informe «2018 European Semester» sobre la economía de nuestro país publicado en marzo. Y para ejemplo valga el dato de que el 39,7% de los licenciados españoles trabajaban en 2016 en empleos que no necesitaban esa cualificación, frente al 23,5% de la media de la Unión Europea y del 16,4% de media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Todos estos datos ponen en negro sobre blanco que hay un evidente desfase entre nuestro sistema de formación y el mercado de trabajo español. Esta es la principal conclusión del estudio «Orientación profesional y formación dual. Hacia un modelo integrado para el empleo juvenil», elaborado por el Instituto de la Empresa Familiar con la colaboración y el patrocinio de la Fundación Bankia para la Formación Dual.

Desajustes

Según este estudio «la población activa de los jóvenes españoles se ha reducido un 42% durante los años de la crisis y, además, su preparación no se adecúa en parte a las necesidades de las empresas debido a un problema tanto de información sobre las opciones profesionales como de calidad de la formación, lo que da lugar a su vez a una polarización en la que nos encontramos con un elevado número de jóvenes que abandonan sus estudios y otros que adquieren titulaciones de grado superior para puestos que no requieren tal nivel de cualificación».

Y es precisamente la falta de una oferta de formación de calidad intermedia, es decir, de una Formación Profesional de calidad, actualizada y adaptada a las necesidades del mercado lo que explica el elevado nivel de sobrecualificación que hay en algunos puestos de trabajo en España.

Y, como no podía ser de otra manera, además de frustración en los jóvenes que trabajan sirviendo cafés en los bares siendo licenciados este asunto también tiene un trasfondo económico. De media el citado informe calcula que el ahorro podría ser de hasta 26.000 euros por cada alumno que en lugar de cursar una carrera universitaria estudiase formación profesional, lo que para cada 10.000 alumnos supone un ahorro de 260 millones de euros en su periodo formativo.

Tan solo el 2,8% de los alumnos de FP cursan la modalidad dual

La paradoja es que en 2012 se aprobó un real decreto que estableció las bases de la Formación Profesional Dual como nueva modalidad dentro de la formación profesional que combina procesos de enseñanza y aprendizaje en la empresa, pero a la vista está que los avances han sido mínimos. La cuestión es que este sistema de aprendizaje, eminentemente práctico, ha hecho bajar el desempleo juvenil al 7% en Alemania, al 11% en Austria o al 12% en Dinamarca.

En en caso de Alemania en 2016 había 502.781 jóvenes que firmaron un contrato de formación dentro del marco de la Formación Profesional Dual. Tal y como refleja el informe del Instituto de Investigación del Mercado Laboral y Profesional (IAB), el 95% de los estudiantes que habían finalizado su formación en 2014 encontraron un empleo en 2015 y, aquí viene una de las cosas más interesantes, el 68%fue contratado directamente por la empresa en la que había realizado su formación. Además, la tasa media de empleo en Alemania de las pesonas que han cursado una formación profesional es del 82%, pro encima de la media del 76,5% de la OCDE.

En España en la actualidad hay 24.000 alumnos de la FP dual, repartidos por cerca de 900 centros de formación, lo que representa sólo un 2,8% de los alumnos totales de Formación Profesional y demuestra que queda mucho margen para la potenciación de este sistema de formación que tan buenos resultados está dando en otros países.

Adaptar el modelo a pymes

Una de entre las muchas diferencias que existe entre el tejido productivo por ejemplo alemán y el español es el tamaño de las empresas. Y es precisamente esta cuestión la que piden los expertos que se adapte, ya que el tejido productivo español se caracteriza por un elevado número de pequeñas empresas.

Además de adaptación las empresas piden que se genere información pública de calidad sobre tendencias del mercado laboral, profesiones de futuro y especialidades de los centros de formación que facilite la toma de decisiones a los jóvenes, potenciar la figura del orientador profesional e integrarla como parte del proceso formativo al tiempo que se apueste por la especialización de los centros en aras de elevar su calidad y facilitar su integración en los procesos de producción.

Otra de las peticiones que hacen las empresas es que se fomente la colaboración público-privada en el ámbito formativo, especialmente en la gestión de los centros de formación profesional dual.

La flta de una FP de calidad explica el elevado nivel de sobrecualificación que hay en algunos empleos en España

Pero, listas de los Reyes Magos al margen, el presidente de los empresarios familiares, Ignacio Osborne, se mostró durante la presentación del mencionado informe «consciente de que en esta legislatura, y muy probablemente en las venideras, va a ser difícil acometer grandes reformas que impliquen la participación de todas las fuerzas políticas. Sin embargo, pensamos que la apuesta por la Formación Profesional Dual es de tal importancia que debe convertirse en un objetivo común y de largo plazo, al margen de debates partidistas y de intereses electoralistas».

El Grupo Antolín, un modelo a seguir

En España queda mucho por hacer en cuanto a Formación Profesional dual se refiere pero hay algunas empresas que ya han visto las ventajas de sumarse a ella. Es el caso del Grupo Antolín, una empresa familiar multinacional dedicada a la fabricación de componentes para automóviles. En 2016 empezó la construcción de su primer centro de innovación y formación dual en España, anexo a las instalaciones del Grupo Antolín Aragusa, en Burgos. La cuestión es que esta empresa empezó a formar a jóvenes en polímeros para trabajar en la compañía, y de momento la estrategia está siendo refrendada por los resultados anuales, lo que ha provocado que haya aumentado su inversión en el mencionado centro, hasta alcanzar la nada desdeñable cifra de 2,5 millones de euros, que tiene ahora capacidad para hasta 50 alumnos. La clave de este tipo de programas de formación es que, por ejemplo en el caso de Antolín, cuenta además de con profesores externos con 13 internos que son empleados del propio Grupo, ventaja a la que se añade que esta empresa designa un tutor por cada dos alumnos para el trabajo realizado en planta y un tutor por alumno para el caso de los técnicos.