Draghi empuja a los bancos a cobrar por los depósitos

El BCE discute hoy si volver a reducir la tasa de dépósitos, fijada en el -0,40%

Berlín Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En el verano de 2016 la aseguradora alemana Munich Re comenzó a guardar efectivo en cajas fuertes para evitar los tipos negativos de depósito establecidos por el BCE en marzo de ese año. Commerzbank también realizó consultas a las autoridades bancarias al respecto, ante la grave factura que suponía la política de Mario Draghi, que desde entonces ha tenido sometido al sector financiero europeo a este castigo que estrangula sus márgenes. En la reunión que mantendrá hoy el consejo del BCE en Frankfurt, no se plantea un alivio, ya que se discutirá si volver a reducir la tasa de de depósito, que está en el -0,40%, o esperar a la reunión de septiembre.

Los analistas se dividen entre predicciones de un 0,5% y un 0,6%. Hasta la fecha, lo que los bancos han hecho es pagar cada vez menos por los depósitos, lo que hace que los tipos reales sean negativos, descontando la inflación, en muchos casos. En países como Alemania o Bélgica las empresas pagan ya a los bancos cerca de un 0,1% por tener su dinero y para as cajas del sur de Alemania el cobro a clientes privados ha dejado ya de ser un tabú. «No es lo que queremos», dice Peter Schneider, presidente de Baden-Württemberg Sparkassenverband, «pero si la política de tasas de depósito sigue este camino, terminará siendo inevitable que afecta a los particulares».

También se espera que, al igual que otros bancos centrales reaccionan al debilitamiento de la economía global, el BCE comience a preparar una bajada de tipos de interés que, recordemos, están en el mínimo histórico de tipo cero. El BCE considera que los datos económicos del primer trimestre han sido mejores de lo esperado, en parte por factores temporales, pero el débil comercio mundial y las incertidumbres siguen lastrando el crecimiento de la zona del euro, según las actas de la reunión de junio en Vilna.

«No esperamos ninguna acción concreta hasta la reunión de septiembre, seguida por el lanzamiento de un programa de compra de activos al final del año», predice Franck Dixmier, director global de renta fija de Allianz Global Investors, que también afirma que «hemos entrado en una guerra de divisas no declarada» y apunta que «la inflación sigue siendo anémica», un paisaje que favorece las filtraciones de la semana pasada sobre un estudio interno del BCE para modificar la inflación de referencia «ligeramente por debajo de 2%» que aparece en su estatuto y que ha sido hasta ahora su único objetivo oficial.

El discurso de Mario Draghi en el Foro del BCE en Sintra, el 18 de junio, supuso un punto de inflexión en la historia de la entidad y el consejo se reúne hoy por primera vez desde entonces. El presidente del BCE declaró que el banco está dispuesto a tomar las medidas necesarias para preservar el crecimiento, marcándolo como nuevo objetivo de la entidad, y los mercado reaccionaron con un aplanamiento de la curva de rendimiento y un endurecimiento de los diferenciales de crédito y periféricos.