Dinamarca, el icono de la igualdad se derrumba

La desigualdad salarial de género ha pasado de alrededor del 40% en 1980 al 80% en 2013

MadridActualizado:

Dinamarca es considerado como el mejor país para hacer negocios, según Forbes; tiene uno de los Estados del bienestar más potentes -pagan elevadísimos impuestos-; es una de las naciones más felices del planeta, de acuerdo al Informe Mundial de la Felicidad, y el mejor país del mundo en el que vivir si eres mujer. Así se desprende del ranking de «US News», en colaboración con la consultora BAV y el Wharton College de la Universidad de Pensilvania. Pero las cosas están cambiando... al menos para las mujeres.

Un estudio realizado por la London School of Economics y la Universidad de Copenhague al que ha tenido acceso ABC, analiza el impacto que está teniendo la maternidad en la desigualdad de género en este país nórdico y la conclusión es que la mayor parte de esa desigualdad y de la brecha de género que ya se produce en los salarios que cobran mujeres y hombres en Dinamarca está relacionado con los hijos.

Explica el trabajo que el hecho de tener descendencia está provocando una desigualdad de ingresos de alrededor del 20% en el largo plazo, que afecta en proporciones casi iguales al empleo, a las horas de trabajo y los sueldos.

Destaca el documento que esta «penalización de la maternidad» produce un fuerte impacto en la ocupación, el desarrollo profesional y en la vinculación de las mujeres al sector y la empresa frente a los hombres. Y añade que, además, esta penalización es mayor según el número de hijos que se tienen.

El estudio refleja que la brecha salarial de género causada por ese «peaje» que tienen que pagar las mujeres cuando tienen hijos, ha aumentado dramáticamente en Dinamarca. Ha pasado de alrededor del 40% en 1980 al 80% en 2013. Según el documento este «castigo» se transmite de generación en generación, de padres a hijas (pero no hijos), influido por el entorno infantil en la formación de las preferencias de la mujer sobre la familia y su carrera profesional.

Los países nórdicos están entre los primeros clasificados en todos los índices sobre igualdad de género en el mundo. El Foro Económico Mundial llegó a situar Dinamarca entre los 10 primeros países por sus políticas de igualdad de género, teniendo en cuenta la fuerte presencia de las mujeres en puestos de liderazgo. Destacar que Dinamarca introdujo las cuotas voluntarias de género en la década de los 70, lo que permitió que un gran número de mujeres pudieran acceder a puestos políticos de primer nivel.