Hay que conocer a fondo la vivienda que se está a punto de comprar
Hay que conocer a fondo la vivienda que se está a punto de comprar - FOTOLIA

Las diez preguntas imprescindibles que hay que realizar antes de comprar una vivienda

Es importante formular una serie de cuestiones básicas para saber hasta qué punto el inmueble está aislado de ruidos, frío, calor o humedades

MADRIDActualizado:

Comprar una casa es una decisión de suma importancia por tratarse de una inversión elevada. Desde la empresa Danosa, especialista en soluciones integrales para la construcción sostenible, se recomienda realizar una serie de preguntas imprescindibles antes de firmar una hipoteca. Estas cuestiones van dirigidas a conocer hasta qué punto es confortable nuestra futura vivienda y si a la larga tendremos que hacer un desembolso extra destinado a diferentes arreglos.

En este sentido, es importante formular una serie de cuestiones básicas para saber hasta qué punto el inmueble está aislado de ruidos, frío, calor o humedades.

1. ¿Es silenciosa la vivienda? ¿Se escuchará a los vecinos?

Danosa calcula que ocho de cada diez hogares españoles viven con ruidos, por lo que es básico conocer si nuestra futura casa se incluye en este grupo. La principal fuente de ruido en los hogares son las conversaciones de nuestros propios vecinos.

¿Se ha utilizado algún sistema de aislamiento en las paredes durante el proceso de construcción?

Es importante conocer el grosor de las paredes de la casa que planeamos adquirir. Por lo general, las paredes de la estructura de los edificios deben tener un grosor de entre 20 y 30 centímetros, si bien eso no garantiza que no se filtren ruidos indeseados. Por ello, es necesario conocer si se ha utilizado un sistema de aislamiento durante el proceso de construcción. Esto será más probable si se trata de una vivienda construida después de 2009, cuando entró en vigor el Documento Básico de Protección Frente al Ruido, que promueve la construcción en base a criterios acústicos.

3. ¿Como están diseñadas las cañerías y tuberías?

Este es otro de los puntos importantes para conocer el nivel de ruido de la vivienda. Las tuberías y cañerías generan ruidos que pueden interrumpir el descanso nocturno, sobre todo cuando los vecinos madrugan y usan el cuarto de baño. La cisterna del váter produce el 9% del ruido en el hogar debido a que las bajantes del baño no están aisladas acústicamente. Si se realiza el revestimiento durante la construcción de la casa, el coste solo alcanza los 50 euros en una casa de tamaño medio.

4. ¿Cuenta con algún sistema de aislamiento térmico el edificio?

El aislamiento térmico es el abrigo del edificio. Esto significa que al instalarlo mejoraremos mucho el bienestar de la vivienda y alcanzaremos ese mayor confort con menor gasto en calefacción y aire acondicionado. En España, el 99% de los edificios no cuentan con la protección térmica adecuada. Incorporar aislamiento permite ahorrar fácilmente hasta un 50% en climatización, lo que se traduce para una vivienda de superficie media en unos 400 euros al año, según Danosa.

5. ¿Cómo puedo mejorar energéticamente la vivienda?

Sobre todo, aislando cubiertas y fachadas. Por ejemplo, se puede aprovechar una obra de reparación de goteras y humedades para acometer también la rehabilitación térmica de la cubierta. Además, se puede mejorar el uso de la cubierta con soluciones aisladas que pueden ser accesibles e incluso ajardinadas. Lo ideal, si se trata de un bloque de viviendas con muchos vecinos, es abordar una reforma integral.

6. ¿Tiene algún techo acristalado o claraboya?

Esta cuestión no es baladí, ya que el uso de claraboyas o techos acristalados puede llegar a reducir hasta un 30% el consumo de luz, lo que supone unos 17 euros mensuales. En concreto, la luz natural directa que proporcionan las claraboyas disminuye la necesidad de encender la luz a determinadas horas del día, rebajando así el consumo eléctrico.

7. ¿Ha habido algún problema de goteras en el edificio anteriormente?

Las humedades y goteras también deben aparecer en la lista de preguntas básicas a la hora de adquirir una vivienda. En primer lugar, es importante saber si el edificio o el inmueble ha tenido este problema con anterioridad, pues las goteras suelen ser reincidentes. Si es así, es importante contar con un buen sistema de impermeabilización para evitar su aparición. También es relevante saber si se han realizado trabajos para solucionarlas y qué productos se han utilizado. Como indica Danosa, un sistema de impermeabilización tiene un coste del 1% del total de la construcción del inmueble y garantiza un hogar más confortable y libre de humedades.

8. ¿Cómo se canaliza el agua de la lluvia?

Es conveniente conocer la forma en que se canaliza el agua procedente de la lluvia en el edificio, ya que un mal sistema puede favorecer la aparición de goteras y humedades. En este sentido es importante que los elementos de conexión con las bajantes estén realizadas con sumideros específicos y adecuados. En este sentido, los drenajes son los grandes aliados, ya que evitan que el agua de lluvia se cuele en la estructura del edificio.

9. ¿El garaje está libre de humedades?

Los garajes y trasteros situados en las plantas del sótano son zonas en las que es habitual que aparezcan humedades ya que suelen ser estructuras enterradas a las que no llega la luz solar. En este caso, se trataría de humedades por capilaridad, contra las que se lucha mediante láminas impermeables, la implantación de algún compuesto siliconado inyectado en los muros o con el uso de dispositivos electrónicos que inducen corrientes que repelen el agua. En el caso de los muros, la dificultad de la posibilidad de una reparación posterior recomienda la utilización de un buen sistema de impermeabilización y drenaje.

10. ¿Cómo afecta la humedad a la estructura del inmueble?

Las humedades no solo afectan a las paredes de la vivienda, sino que a la larga pueden debilitar toda la estructura del edificio. En concreto, como señala Danosa, las humedades pueden generar una pérdida de solidez y estabilidad del inmueble. Es importante contar con un buen sistema de impermeabilización en todo el edificio, sobre todo en las zonas donde las lluvias son persistentes, pues no solo se trata de confort, sino también de seguridad.