Campamento de refugiados
Campamento de refugiados - REUTERS

La BBC denuncia que niños refugiados sirios trabajan en Turquía para grandes empresas textiles

Muchas firmas de moda elaboran sus piezas en Estambul debido al menor coste, su proximidad con Europa y la rapidez en la fabricación

MADRIDActualizado:

Niños refugiados sirios trabajan en Turquía para proveedores de marcas de ropa como las británicas Marks & Spencer o Asos, según el programa de investigación «Panorama» de la BBC. La televisión británica también denuncia que refugiados sirios adultos son empleados de forma ilegal en fábricas que cosen para las españolas Zara o Mango.

En concreto, la cadena pública ha descubierto a siete sirios, el más joven de 15 años, trabajando en turnos de 12 horas en la principal fábrica suministradora de Marks & Spencer (M&S), que habían sido captados por un intermediario que les pagaba en efectivo apenas una libra (1,12 euros) la hora, por debajo del salario mínimo turco.

M&S declaró a la emisora que sus inspecciones no habían identificado a ningún empleado sirio, pero ha ofrecido «empleo legal permanente» a cualquier refugiado que haya trabajado en alguno de sus talleres. «El comercio ético es fundamental para M&S. Todos nuestros proveedores tienen el requisito contractual de cumplir con nuestros principios», ha explicado una fuente de la compañía, que ha subrayado que «no se tolerará ningún incumplimiento y se tomarán medidas» para evitarlos.

En otra parte de Estambul, el programa encontró a varios niños sirios trabajando en un fábrica donde había muestras de ropa de Asos, una tienda de venta por internet. Una inspección posterior identificó a once adultos sirios y tres menores de 16 años, apunta la BBC.

Asos ha asegurado que esa fábrica no estaba autorizada oficialmente pero, a pesar de ello, la empresa se compromete a financiar la escolarización de los niños y a pagar un sueldo a los adultos hasta que puedan trabajar de forma legal.

Trabajadores en situación irregular

Los investigadores también han señalado que hay refugiados del conflicto sirio trabajando turnos de 12 horas en fábricas proveedoras que teñían pantalones vaqueros para Zara y Mango. Según el reportaje, estos trabajadores manejaban productos químicos sin siquiera máscaras protectoras.

Inditex (empresa propietario de Zara) ha reconocido que, en una inspección el pasado junio, detectó a varios refugiados sirios trabajando en situación irregular para uno de sus proveedores en Turquía, algo que «se está remediando». Una portavoz de la matriz de Zara ha asegurado en unas declaraciones a Efe que no había ningún menor de edad dentro de ese grupo de empleados en la lavandería Goreteks, en la que se tiñen pantalones de la marca.

En un comunicado remitido a la BBC y a Efe, Inditex señala que ya había detectado la presencia de sirios en situación irregular «antes de que la BBC fuera a filmar», y pidió a la lavandería aplicar un plan de mejoras. Esta lavandería tiene "hasta el próximo diciembre para introducir esos cambios", o de lo contrario podría dejar de trabajar para la compañía española, ha explicado la citada portavoz.

Por su parte, Mango ha asegurado que esta lavandería «no ha recibido ningún encargo en el mes de agosto de 2016 (cuando la BBC fue a grabar), no es un proveedor de Mango e incluso no consta como proveedor de ninguna compañía proveedora de Mango».

«Los productos de Mango encontrados en las instalaciones especificadas son una excepción», sostiene la empresa en su nota, donde mantiene que «la subcontratación a favor de Goreteks Tekstill no estaba autorizada por Mango ni este tenía conocimiento de ella».

«Mango tomará las medidas apropiadas cuando pueda esclarecer de manera definitiva la incidencia», añade el comunicado.

Muchas firmas de moda elaboran sus piezas en Turquía, en particular en Estambul, debido al menor coste, su proximidad con Europa y al hecho de que pueden realizar nuevos diseños en un corto periodo de tiempo.