«La UE debe usar su poder para exigir transparencia a los paraísos fiscales»

MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSALBRUSELAS. El escándalo de la evasión fiscal masiva de ciudadanos de diez países europeos, entre ellos España, a través del «paraíso» fiscal de Liechtenstein ha devuelto a la

Actualizado:

MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL

BRUSELAS. El escándalo de la evasión fiscal masiva de ciudadanos de diez países europeos, entre ellos España, a través del «paraíso» fiscal de Liechtenstein ha devuelto a la actualidad un asunto antiguo, pero muy importante, del que se ocupa hace años la Organización para la Cooperación y el Desarollo Económicos (OCDE), a cuyo frente en temas fiscales está Grace Pérez-Navarro, directora adjunta del Centro de Políticas y Administraciones Fiscales.

Pérez-Navarro asegura, en una entrevista concedida a ABC, que lo que tiene que hacer la Unión Europea para defenderse de la competencia desleal en materia fiscal que practican estos países es «usar su enorme poder económico en las negociaciones con estos países y territorios asociados para obtener un intercambio de información efectivo para sus países miembros».

Desde su punto de vista lo que ha demostrado este escándalo, que ha afectado a tantos países europeos, es que «cada vez es más importante el valor del intercambio de información para luchar contra el fraude fiscal».

Sin embargo, una de las contradicciones que se han puesto estos días sobre la mesa es el hecho de que países de la UE, y de la propia OCDE, como Austria, Luxemburgo y Suiza, no son del todo transparentes en materia de datos bancarios e inversiones. En este punto la representante de la organización internacional cree que «la gran mayoría de los países de la OCDE y de la UE son transparentes en materia de datos bancarios y siguen ejerciendo presión sobre todos los países que todavía mantienen un secreto bancario excesivo».

Sobre el volumen de dinero que puede estar depositado en estos países y territorios asociados «especiales» a nivel fiscal, se ha especulado mucho pero la OCDE da una cifra estimada de entre 5 y 7 billones de dólares en todo el mundo.

Una de las cosas que más llama la atención del proceso de la evasión fiscal es que, en cierto modo, se hace con la colaboración de algunas entidades financieras, en concepto de intermediarios, por supuesto. Pérez-Navarro considera que «lo que ha pasado es que ha aumentado el uso ilícito del sistema financiero, incluida la evasión fiscal, que ha sido posible gracias a la abolición de las fronteras que antes había en los mercados financieros». Y, además, pone el ejemplo de las Islas Caimán, «el quinto lugar del mundo por depósitos bancarios, o de la India, donde se calcula que el 90% de las inversiones que llegan a ese país lo hacen a través de Mauricio».

Sobre el panorama de «paraísos» fiscales situados en Europa, la directora de la división fiscal de la OCDE asegura que «inicialmente eran siete pero ahora quedan sólo tres: Andorra, Mónaco y Liechtenstein, que son técnicamente denominados como países o territorios asociados que no se han adherido a los estándares de transparencia de la OCDE y, además, no intercambian información fiscal con otros países».

Entre los retos de futuro que tiene esta organización, Pérez-Navarro cree que «se hacen esfuerzos desde 1996 para que todos los países, tanto miembros como no, cooperen en la lucha contra la evasión fiscal en el ámbito internacional, mejorando la transparencia y el intercambio de información. Además, el hecho de que haya más países que se adhieran evitaría en el futuro escándalos como el ocurrido recientemente en Alemania y, además, aumentaría sus ingresos fiscales, de modo que tendrían más capacidad de maniobra para reducir las tasas de impuestos para todos».

Cooperación internacional

En materia de solidaridad internacional la OCDE no está sola sino que periódicamente el Grupo de los Siete países más industrializados del mundo (G-7) lanza mensajes de cooperación y solidaridad para luchar contra el fraude fiscal internacional.

En cuanto a la posibilidad de que se pueda llegar a recuperar dinero que se evade a través de «paraísos», la OCDE recuerda el caso de «Irlanda, que recuperó 1.000 millones de euros después de una gran investigación, o el de Italia, que cuperó 84.000 millones tras decretar una amnistía para todos los ciudadanos de ese país que trajeran su dinero del extranjero».