Cuando las cajas venden

Cuando las cajas venden

AMANCIO FERNANDEZ
Actualizado:

La crisis, el acelerado proceso de fusiones entre cajas, la penalización que supone para la banca la actual regulación sobre participaciones industriales y el actual repunte bursátil acelerarán la venta por parte de las cajas de buena parte de sus paquetes accionariales, especialmente de las cotizadas. Es una de las fórmulas ya aplicadas por algunas cajas en apuros y, además, la recomendación ferviente del Banco de España para sanear y fortalecer con su importe sus debilitados balances e incrementar provisiones y dotaciones.

Para algunas empresas cotizadas, estas ventas supondrán un vuelco importante en su accionariado y hasta un posible cambio del control. El monto total de las participadas en el balance de las 45 cajas supera en estos momentos los 20.000 millones de euros, con unas plusvalías aún importantes tras las últimas subidas en Bolsa.

Más de una docena de empresas cotizadas tienen un alto porcentaje de su capital en manos de las cajas, y ya muy poco -porque ya desinvirtieron gran parte hace tiempo- de los bancos. Más del 20% del capital de SOS, NH, Iberia, Indra o Pescanova es de una o varias cajas y con porcentajes significativos están Natra, Ebro, Tubacex, Uralita o Tecnocom. Algunas otras han hecho con las cajas una especie de núcleo duro, que ahora puede deshacerse. Es el caso de Iberdrola, con BBK y Bancaja en cabeza de un grupo de otras cajas presentes en su accionariado y en su consejo y que han servido de valladar para frenar intentos de entrada en la eléctrica presidida por Ignacio Galán; el último, aún vivo, el de la ACS de Florentino Pérez, los March y los Albertos.

Algunas cajas ya han vendido o están vendiendo parte de sus participaciones, como Caixa Catalunya en Abertis o Caixa Galicia en su día en Fenosa, o la más reciente de Caja Extremadura en Campofrío. Las cajas con mayor cartera industrial son La Caixa en primer lugar con un potente y vocacional paquete industrial con porcentajes de control en Gas Natural, Repsol, Agbar y Abertis y un significativo 5% en Telefónica, valores que en su día agrupó en Criteria. La segunda es Caja Madrid con Iberia como estrella, en la que su 23% le permite llevar las riendas de una fusión a tirones con British Airways, y que si no sale adelante -y estas próximas semanas serán clave- puede llegar a vender. Algo similar puede pasar con su paquete del 20% en Indra. También controla casi el 5% de Bankinter, el 28% de Realia y paquetes significativos en NH, BME, Mapfre y SOS. Bancaja está entre otras en Iberdrola, Enagás y NH; la BBK en Iberdrola y Enagas; la CAM en Abertis y Sol Meliá y CAN en Mecalux, Tubacex, Isolux o Gam. Todas las demás también tienen participaciones en cotizadas y no cotizadas, y casi todas, y con fuertes y funestos impactos en su balances y cifras, también se han visto pilladas en los fiascos inmobiliarios.

Ahora toca sacar dinero hasta de debajo de las piedras, y algunas joyas están en venta. Para alguna empresa hasta le vendrá bien. Pero para otras, significará un posible cambio de dueño.

Trazos