EA cree «escandalosa» la fusión y el traslado de Iberdrola a Madrid y a CiU le preocupa tanta concentración de poder

MADRID. ABC
Actualizado:

Las reacciones a la fusión Endesa e Iberdrola siguen siendo malas en líneas generales. El secretario general de EA, Gorka Knörr, calificó de «escándalo» que no se esté hablando sobre el posible costo sobre el empleo que puede tener la fusión o sobre el mantenimiento o no de la sede de la compañía vasca en Euskadi. Knörr, que denunció que se han lesionado los derechos de los accionistas de Iberdrola, manifestó su malestar porque no se esté informando de manera clara sobre si esta operación va a conllevar pérdida de empleo.

Desde CIU pretenden estudiar las condiciones impuestas por el Gobierno antes de oponerse a la fusión de Endesa e Iberdrola, si bien el «conseller en cap» de la Generalitat, Artur Mas, explicó ayer que la fusión les ha preocupado siempre porque «a simple vista, da la impresión de una tremenda concentración de poder en unas solas manos». En este sentido, el conseller afirmó que se deberán acabar de estudiar las condiciones que el Gobierno central ha impuesto a las dos compañías para saber «si son suficientes como para tranquilizarnos un poco mas».

PSOE: REGALO A LAS EMPRESAS

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, calificó las condiciones impuestas por el Gobierno de «nuevo regalo a las grandes empresas» y dijo que el Ejecutivo «sigue fomentando la concentración y el monopolio». Blanco consideró que la fusión es «mala» tanto para las empresas que operan en el sector, como fundamentalmente para el conjunto de los ciudadanos y lamentó que el Gobierno «no haya hecho caso al informe del Tribunal de Defensa de la Competencia». En términos similares opinó a este respecto el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, quien sostuvo ayer que las condiciones impuestas por el Gobierno no salvaguardan el interés general de los ciudadanos y, en cambio, tienden a «defender los intereses particulares en torno al PP». Llamazares acusó a Economía de tener una «doble vara de medir» en perjuicio de los intentos de distintos grupos de entrar en Hidrocantábrico».