De izda a dcha: Los ministros italianos del Interior, Matteo Salvini, de Trabajo Luigi Di Maio y el primer ministro, Giuseppe Conte
De izda a dcha: Los ministros italianos del Interior, Matteo Salvini, de Trabajo Luigi Di Maio y el primer ministro, Giuseppe Conte - EFE

El crecimiento de la Eurozona cae a mínimos de 2014 y apenas registra un 0,2% en el tercer trimestre

La tercera economía de la Eurozona, Italia, se estanca por primera vez en cuatro años en plena tormenta presupuestaria con Bruselas a cuenta del gobierno populista de Conte, Di Maio y Salvini

MadridActualizado:

El crecimiento del producto interior bruto (PIB) de la zona euro durante el tercer trimestre del año se ha desacelerado al 0,2% desde el 0,4% de los tres meses anteriores, lo que representa el menor ritmo de expansión de la economía del euro desde el segundo trimestre de 2014, según los datos preliminares publicados por Euros.

En comparación con el tercer trimestre del año pasado, el PIB de la zona euro ha registrado un crecimiento del 1,7%, medio punto porcentual por debajo del dato correspondiente al segundo trimestre. Se trata del peor dato de crecimiento interanual de la eurozona desde el cuarto trimestre de 2014.

En el conjunto de la Unión Europea (UEM), el crecimiento del PIB en el tercer trimestre se ha moderado al 0,3% desde el 0,5% observado entre abril y junio, registrando así la expansión más débil desde mediados de 2016, mientras que el crecimiento interanual del tercer trimestre fue del 1,9%, dos décimas menos que en el trimestre precedente.

Italia, estancada

Uno de los factores que ha lastrado el crecimiento de la zona euro y la UE en el tercer trimestre fue el estancamiento de la economía italiana, la tercera mayor del euro, que entre julio y septiembre, el primer trimestre completo bajo el Gobierno de coalición entre Liga y 'M5S', registró su peor dato de expansión desde el final de 2014.

Por contra, según los datos publicados por el instituto francés de estadística, Insee, el PIB de Francia, la segunda mayor economía del euro, ha crecido en el tercer trimestre un 0,4% respecto al trimestre anterior, cuando su expansión había sido del 0,2%.

En su última comparecencia ante la prensa, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, admitió que los últimos datos muestran una evolución de la economía de la zona euro «algo más débil de lo esperado», aunque el presidente del BCE expresó su confianza en que únicamente se trate de «un impulso más débil, no de un retroceso», señalando que los miembros del Consejo coincidieron en señalar que los riesgos para la economía «están equilibrados».

«Aunque factores extraordinarios han influido en la cifra, no parece que el ritmo de crecimiento vaya a volver pronto a las tasas anteriores», ha señalado el economista jefe para la zona euro de ING, Bert Colijn, quien considera lo más preocupante el estancamiento de Italia por primera vez en cuatro años.

«Con unas discusiones sobre presupuestos ya tensas entre Roma y Bruselas, este estancamiento solamente se sumará a las preocupaciones», ha añadido este experto, apostando por un crecimiento del 0,3% en el cuarto trimestre, lo que no supone una gran recuperación respecto de la brusca ralentización experimentada entre julio y septiembre.