Gabriel Alonso (Banco Santander), Joaquín Arenas (Bank of America), Jesús Nuño de la Rosa (El Corte Inglés) y Oalf Díaz-Pintado (Goldman Sachs)
Gabriel Alonso (Banco Santander), Joaquín Arenas (Bank of America), Jesús Nuño de la Rosa (El Corte Inglés) y Oalf Díaz-Pintado (Goldman Sachs) - ABC

El Corte Inglés refinancia 3.650 millones de deuda

La cadena de almacenes usará parte del nuevo crédito para sustituir los 1.315 millones en pagarés que colocó a sus empleados

MADRIDActualizado:

El Corte Inglés vuelve a tomar oxígeno financiero. La cadena de almacenes, que ya en 2013 obtuvo un crédito sindicado de 4.909 millones de euros dentro de un proceso de reestructuración de su deuda, ha cerrado un nuevo acuerdo con parte de su banca acreedora por el cual refinancia 3.650 millones de su pasivo mejorando sus plazos y coste. Esa cuantía incluyen un nuevo préstamo para sustituir los 1.315 millones de euros en pagarés que el grupo tenía colocados entre sus 91.690 empleados.

En concreto, el acuerdo alcanzado con el Santander, Bank of America Merrill Lynch y Goldman Sachs incluye un préstamo-puente de 1.200 millones de euros, a un plazo de doce meses y con dos opciones de extensión, hasta un vencimiento máximo de dos años; un préstamo de 1.450 millones de euros, a un plazo de cinco años; y una línea de crédito de hasta 1.000 millones de euros, a un plazo de cinco años. Aunque inicialmente solo se ha firmado con esas tres entidades, El Corte Inglés espera que estos tres bancos sindiquen esa nueva financiación entre el resto de bancos nacionales y extranjeros acreedores, entre los que están BBVA, Caixabank y Bankia.

«El acuerdo asegura una financiación estable, con menor coste, mayores plazos y eliminando garantías», ha valorado la dirección de la empresa en un comunicado sobre el nuevo contrato de financiación, negociado por el consejero delegado de la firma, Jesús Nuño de la Rosa. Esos fondos, según ha informado la compañía presidida por Dimas Gimeno, servirá para reemplazar el citado crédito sindicado firmado en 2013, del cual el saldo pendiente de amortizar es de 2.153 millones, y para reordenar ese programa de pagarés a los empleados, de los que quedan vivos 1.315 millones de euros.

Los mercados venían exigiendo al grupo que sustituyese esa forma de financiación vía pagarés, atípica para una empresas como El Corte Inglés, por otra fórmula. En este sentido, la cadena de distribución prevé, a través de su filial Seguros El Corte Inglés, ofrecer próximamente a los empleados tenedores de esos pagarés productos financieros de ahorro. Además, el grupo, según ha informado, está ya analizando las distintas opciones para, en los próximos meses, reemplazar el préstamo puente por financiación a medio y largo plazo. Entre esas alterantivas que baraja es aducir a los los mercados de capitales con la emisión de bonos.