Fachada de El Corte Inglés en Lisboa
Fachada de El Corte Inglés en Lisboa - ABC

El Corte Inglés cumple 15 años en Portugal en pleno desafío digital

Los grandes almacenes facturaron de 429 millones el año pasado en el país vecino

FRANCISCO CHACÓN
Corresponsal en LisboaActualizado:

El Corte Inglés celebra sus 15 años de presencia en Portugal justo cuando el reto del comercio electrónico lleva a los grandes almacenes españoles a mirar de tú a tú al gigante Amazon.

Allá por noviembre de 2001 abrió sus puertas en Lisboa el emblemático edificio de la firma, ubicado en la Avenida António Augusto de Aguiar, muy cerca del Parque Eduardo VII y de la neurálgica Plaza Marqués de Pombal.

Alrededor de 250 millones de euros necesitó el enclave para ponerse en pie y cautivar a los ciudadanos lusos. Fue la antesala para su desembarco cinco años después en la segunda ciudad del país vecino, Oporto, donde el lugar elegido es Gaia, al otro lado del Puente Luís I y al lado de las famosas bodegas.

El Corte Inglés no ha dejado de crecer en todos estos años al otro lado de la frontera, tanto que el volumen de negocio alcanzó los 429 millones de euros en 2015. El director general para Portugal, Juan Ángel Vaca, explique a ABC: «La confianza tarda tiempo en conseguirse y se puede perder con facilidad. Nuestro empeño es mantenerla y tratar de extenderla a más ciudadanos portugueses. Hemos sido muy bien acogidos».

Además, hay que tener en cuenta que el fuerte incremento del turismo en Lisboa y Oporto ha beneficiado a estos grandes almacenes siempre dispuestos a apostar por la calidad, tanto en el servicio como en los productos.

Apuesta local

Otro factor que no puede olvidarse indica que la empresa no sólo vende sino que también compra, pues un 50% de los proveedores de sus centros portugueses proceden del propio territorio. Así puede comprobarse también en los seis supermercados de la marca Supercor en Aveiro, Braga, Coimbra, Oporto, Lisboa (Restelo) y Sintra.

«El Corte Inglés es una tienda donde se encuentra de todo a través de un único interlocutor, que somos nosotros. Sin esta particularidad, no podríamos cumplir nuestras promesas de calidad, de servicio y de garantía porque, en un centro comercial tradicional, cada tienda tiene sus propios valores. Lo que nos distingue es la identidad», señala Vaca. Y añade: «Buscamos miles de referencias de lo mejor que se produce en Portugal y de lo mejor del mundo para que los clientes sientan que les hemos escuchado y nos hemos esforzado para presentarles lo que buscaban. Hoy somos, reconocidamente, el supermercado y el club del gourmet con más referencias del país».

El principal desafío a corto plazo se centra en plantar cara a la estadounidenseAmazon, especialista multinacional en el comercio electrónico. Precisamente ahí tienen previsto incidir los planes expansivos de El Corte Inglés.

«Siempre estamos con varios proyectos en las manos, los más dinámicos están relacionados con los nuevos canales digitales. Debemos saber sorprender positivamente con nuestros servicios y con nuevos conceptos de comercio», continúa el director general antes de puntualizar: «El comercio electrónico es una nueva apuesta y representa una gran inversión. También aquí queremos ser pioneros y presentar los mejores servicios y competir por nuestro mercado».

Una ambiciosa reforma del centro bandera de Lisboa y retomar el proyecto de instalarse en Cascais, el municipio con mayor renta per cápita de todo Portugal, apuntalan la dirección que pretende imprimir El Corte Inglés a su estructura en Portugal.