La construcción se rearma, pero su peso en la economía aún es la mitad que en 2007

El sector, preocupado por el aumento de la edad media de los trabajadores

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Recuperación tímida, sí, pero aún está muy lejos del nivel de actividad que tuvo hace diez años. Esta es la principal conclusión de la situación por la que atraviesa el sector de la construcción en España, según las conclusiones del informe sobre esta industria elaborado por la Fundación Laboral de la Construcción y presentado esta semana en Madrid con motivo de la creación del Observatorio Industrial de la Construcción.

Enrique Corral, director general de la Fundación, explicó que «el peso del sector se ha reducido a la mitad en los últimos diez años. Está habiendo una recuperación lenta y desigual ya que la construcción de edificios está registrando más actividad mientras que en la ingeniería civil no es así y sigue en cifras negativas». Para resolver el déficit de actividad en ingeniería civil los expertos proponer una recuperación urgente del mantenimiento de las infraestructuras, algunas de ellas muy deterioradas por la falta de inversiones durante los años de la crisis.

Así, la aportación de la construcción al Producto Interior Bruto (PIB) del país acumula once trimestres consecutivos de crecimiento y está aproximándose a los niveles que presentaba en 2013. Ahora, el Valor Añadido Bruto de la Construcción respecto al PIB es de un 5,2%. Pese a estos avances, y como se puede ver en el gráfico que se adjunta a esta información, el peso que para la economía española ha tenido la actividad de la industria de la construcción ha pasado del 10,1% en 2007 al mencionado 5,2%.

El dato de actividad constructora se ajusta como un guante a la evolución que ha tenido el consumo de cemento en España, que aumentó un 11% en 2017 hasta los 12,3 millones de toneladas. Sin embargo, y pese a esta recuperación, la patronal de las cementeras, Oficemen, asegura que la demanda actual es similar a la que se registraba en la década de los sesenta y está aún lejos de recuperarse del desplome del 80% que experimentó durante la crisis, desde los máximos históricos cercanos a los 55 millones de toneladas de cemento que se llegaron a demandar en los años 2006 y 2007.

Al hilo de los datos anteriores las hipotecas también notaron el aire fresco de la recuperación de la construcción. Así, en concreto, el año pasado las hipotecas crecieron un 7% con respecto al año anterior y en el caso de las viviendas el incremento fue de un 9,7%. En la misma línea, las exportaciones de los materiales aumentaron un 8,3% entre enero y noviembre en 2017 por valor de 22.000 millones de euros.

Licitación: 67% de caída

Una de las razones fundamentales de que la recuperación de la actividad en el sector de la construcción esté yendo al ralentí es que la licitación de la obra pública ha estado en los últimos años muy parada, consecuencia directa de las restricciones de gasto público para reducir el déficit. En 2017 se licitó obra pública en España por importe de 12.897 millones de euros, un 39,5% más que en el ejercicio anterior, pero pese a este importante avance no hay que perder de vista que en 2009 la licitación pública total en España alcanzó los 39.100 millones de euros, según datos de la patronal Seopan. La caída acumulada de la licitación pública en los últimos ocho años ha sido de un 67%%.

«El sector tiene gran capacidad económica pero se encuentra huérfano de cariño»

Todos los miembros de la Fundación Laboral de la Construcción, formada por empresarios del sector y los principales sindicatos, han coincidido en la necesidad urgente de incrementar la inversión pública en infraestructuras, acudiendo a vías suplementarias de financiación como la colaboración público-privada si es necesario.

En cuanto a la construcción de nuevas viviendas, los visados, aumentaron un 18,4% el año pasado, hasta los 80.786, sobre todo para obra nueva, que fue del 26,2%. Los visados de obra nueva en 2006 alcanzaron la cifra de 865.561, lo que da idea del recorrido que tiene aún esta actividad en nuestro país.

Y, como era de esperar, este repunte de la actividad se ha dejado sentir también en el tejido empresarial, que aumentó un 5% el año pasado, siendo las de entre 50 y 249 trabajadores las que más aumentaron, un 17,8%. Dentro de estas nuevas empresas destacan las inmobiliarias, en pleno auge al calor de la recuperación económica, que representan un 9,33% y se han incrementado un 16,9% con respecto a 2016.

La jornada de presentación del mencionado informe fue inaugurada por el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña, quien aseguró rotundo que «hasta que no se recupere al cien por cien la construcción, difícilmente se puede recuperar el empleo en toda la economía».

Por su parte, Vicente Sánchez, vicepresidente de la Fundación y secretario general de CC.OO.Construcción y Servicios afirmó que «el sector tiene gran capacidad económica, pero se encuentra huérfano de cariño». Solicitó ayudas por parte de la Administración para la necesaria reconversión industrial del sector. Del lado empresarial Juan Lazcano, presidente de la Fundación y la patronal del sector CNC, explicó que «el sector ya cuenta con este nuevo pilar que es el Observatorio y que se suma al convenio, la Ley de Subcontratación y la propia Fundación».

En materia de empleo Pedro Hojas, vicepresidente también de la Fundación y secretario general de UGT-FICA, afirmó que «se está produciendo un envejecimiento del sector, tenemos que rejuvenecerlo, atrayendo a los jóvenes, sobre todo de nivel intermedio, donde existe una gran carencia».

El acto fue clausurado por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, quién destacó la labor de la Fundación Laboral de la Construcción, «como ejemplo de diálogo social ejemplar, que debería servir de modelo al resto de sectores. Es muy importante contar con este instrumento, nuevo pilar del sector, para que podamos sumar y continuar con la modernización del sector. La negociación colectiva debe ser la protagonista de la formación y es necesario crear módulos específicos de formación y nuevas acreditaciones para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado».

Falta de mano de obra joven

El sector de la construcción se encuentra en una encrucijada vital ya que tiene mucha dificultad en encontrar mano de obra cualificada, fruto a su vez de la elevada temporalidad que afecta al sector y que hace que la formación no sea una prioridad para las empresas, según José Antonio Viejo, director de formación de la Fundación Laboral de la Construcción. Además, explicó que «el problema de la falta de cualificación oficial, por contraposición con los países de nuestro entorno, tiene su origen en el sistema educativo. En un país como España, con unas tasas de abandono escolar temprano inasumibles y una falta de cualificación oficial desproporcionada, se hace necesario adoptar medidas para acercar a los jóvenes a la formación profesional».