Pensiones, becas e intereses de la deuda, únicas partidas que crecen en 2013
Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros - afp

Pensiones, becas e intereses de la deuda, únicas partidas que crecen en 2013

El Estado deberá afrontar el año que viene el pago de 38.590 millones en intereses, casi 10.000 más que en este ejercicio

madrid Actualizado:

«Unos presupuestos en tiempos de crisis pero para salir de la crisis». Así resumió ayer la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el espíritu de unas cuentas para 2013 que tratan de atajar el déficit sin intentar perder de vista la creación de empleo. El 63,6% del gasto se destinará a partidas sociales, y las pensiones, las becas y los intereses de la deuda son las únicas partidas que se incrementan respecto al pasado ejercicio.

«Son unos presupuestos en tiempos de crisis pero para salir de la crisis»

El ajuste previsto superará los 14.000 millons. El 58 % de etste ajuste se hará por el lado del gasto, en tanto que el 48 % vendrá por los ingresos. Esto, asegura Santamaría, implica un «equilibrio importante entre ingresos y gastos», con lo que cree probado que el Gobierno está llevando a cabo una reestructuración administrativa y de restricción del gasto».

En todo caso, la presión que la deuda soberana española ha sufrido en los mercados en los últimos meses tiene su reflejo en las cuentas. El pago de los intereses costará al Estado el próximo año 38.590 millones de euros. Una cifra que prácticamente equivale al presupuesto conjunto de todo los ministerios: 39.722 millones de euros.

En un solo año, los intereses que España tendrá que pagar por su deuda se han disparado en casi 10.000 millones, una cifra que supera el incremento en la recaudación del IVA que el Gobierno contempla para 2013. Según ha anunciado Montoro, la recaudación por este impuesto crecerá en 6.364 millones respecto a la de 2012, hasta los 54.567 millones. El sobrecoste por el pago de deuda casi triplica el recorte del gasto en los ministerios, que será de 3.883 millones.

Lo cierto es que la deuda pública española seguirá engordando el próximo año, hasta superar el 80% del PIB, por encima del nivel del 75,9% en el que se encuentra en la actualidad, según ha confirmado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que destacó la necesidad de «interrumpir este crecimiento de la deuda», porque «este es el sentido de reducir el déficit público».

Se abre la hucha

Los presupuestos también trasladan la promesa de Rajoy de garantizar las pensiones. En un movimiento sin precedentes, la Seguridad Social utilizará por primera vez el Fondo de Reserva para hacer frente a estas prestaciones. En concreto, y según ha anunciado la vicepresidenta del Gobierno, se trata de una operación de tesorería por un importe de 3.063 millones de euros.

Desde que se creó en 1995, nunca se había abierto esta «hucha de las pensiones», que suma en la actualidad más de 69.000 millones de euros, según afirmó ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, el cual, subrayó que «el eventual uso del Fondo de Reserva no debe alarmar a nadie». Añadió que «el debate no es si se abre el Fondo de Reserva o no, sino si se pagan las pensiones o no». Y volvió a subrayar que «las pensiones están garantizadas».

Impuesto sobre los premios de loterías

Uno de los grandes objetivos del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2013 [Ver pdf] es el de reducir el déficit público de la Administración centralal 3,8% del PIB. Pero además del esfuerzo en la contención del gasto, las cuentas también introducen nuevas medidas tributarias, con las que se pretende recaudar 4.375 millones de euros. Algunas muy llamativas, como la creación un nuevo impuesto sobre los premios de loterías, hasta ahora exentos de tributación, que será del 20% y afectará a aquellos premios que superen los 2.500 euros.

El nuevo impuesto sobre los premios de loterías, que entrará en vigor el 1 de enero, aportará 824 millones a las arcas del Estado. A esto se unirán los 90 millones que aportará la eliminación de la deducción por compra de vivienda habitual, que ya había anunciado en julio el Ejecutivo.

También se prorroga el Impuesto sobre el Patrimonio y se eliminan deducciones del Impuesto de Sociedades. Montoro también anunció que se elimina la deducción por amortización a las grandes empresas, una medida que aportará 2.371 millones.

Además, el Gobierno ha decidido recuperar un gravamen especial del 5% para la actualización de balances de las empresas, que aportará 300 millones, y modificar el régimen de tributación de las plusvalías en el primer año, que se gravarán en función del tipo marginal del IRPF (90 millones).