Picar en pleno viaje, sale caro en las aerolíneas
Picar en pleno viaje, sale caro en las aerolíneas - REUTERS

Comida y bebida en las «low cost», el verdadero negocio

Los precios a bordo se incrementan de media un 527% con respecto al mismo producto en el supermercado

Ryanair y Vueling, las aerolíneas de bajo coste más cara y barata respectivamente

MadridActualizado:

Comer y beber en pleno vuelo «low cost» puede inflar el importe final de sobremanera. Según un estudio elaborado por KAYAK.es, los precios a bordo son de media un 527% más caros que en el supermercado para los mismos productos.

El ahorro que produce al bolsillo del consumidor contratar con aerolíneas como Ryanair, EasyJet, Iberia Express, Volotea y Vueling puede verse reducido drásticamente al tratar de picar algo. Productos básicos de comida y bebida se comercializan en los vuelos aunque desde KAYAK.es recomiendan planificar antes el tentempié para traerlo preparado de casa.

La aerolínea Vueling es la que más «barato» vende un desayuno: 3,50 euros por el «pack» formado por café con leche y muffin. En cambio, la mayor subida en un producto la protagoniza el cruasán: EasyJet cobra 3 euros y Vueling, Iberia Express y Volotea 2 euros. En el supermercado, de media, cuesta 37 céntimos con lo que el primero eleva el precio un 718% mientras que las otras tres aerolíneas lo hacen en un 446%.

Las bebidas

No solo la comida tiene precios desorbitados en los vuelos. Un café alcanza hasta un 130% más de precio en comparación a cualquier establecimiento pero en cerveza, el usuario debe preparar todavía más la cartera.

Una lata de cerveza puede incrementarse hasta en un 633% comparado con el precio de un supermercado, mientras que el vino rompe la regla de los elevados precios de las aerolíneas «low cost» al superar solo en un 62% el precio en tienda.

El cruasán, hasta un 718% más caro que en el supermercado

Para quien no desee tomar alcohol en los vuelos pero adolezca de sed no tendrá más remedio que pagar 3 euros por una botella de tamaño pequeño, es decir, el doble que en cualquier tienda. Por contra, un refresco de 330 ml sufre un incremento del 316%.

Quien desee acompañar su bebida con unas típicas aceitunas, puede llegar a pagar hasta 2,5 euros y en el caso de los cacahuetes suben hasta los 3 euros.

La «low cost» más cara

Comparando los precios de productos básicos de picar y beber entre estas aerolíneas «low cost», los datos desprenden que es Ryanair la que cuenta con los productos más caros.

Utilizando como base chocolatinas, «muffin», cacahuetes, cerveza, chocolate caliente y agua, EasyJet es un 23% más barata que Ryanair; Iberia Express un 29% por debajo; Volotea tan solo un 11% menos; y Vueling es la más barata con un 41% menos respecto a Ryanair.