El consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, y el propietario del banco, Juan Carlos Escotet
El consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, y el propietario del banco, Juan Carlos Escotet - EFE

La CNMV da diez días a Abanca para que decida si lanza una opa por Liberbank

El supervisor avisa a la entidad gallega de que no es admisible que condicione su oferta a que el banco asturiano le enseñe antes sus cuentas y le recuera que estas operacinoes se deben hacer «con confidencialidad»

MadridActualizado:

El supervisor bursátil ha abroncado a Abanca por las formas con que el viernes pasado anunció al mercado su intención de lanzar una oferta de 1.700 millones de euros por Liberbank. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha requerido a la entidad gallega que en el plazo improrrogable de diez días indique si formulará o no una oferta pública de aquisición (opa) por el banco formado por las antiguas Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura. Además, le indica que esa opa debe hacerse en los términos indicados en la ley de opas, y le reprocha que en su oferta informal de la semana pasada ponga condiciones que no son admisibles conforme a esa normativa.

Abanca envió el pasado viernes una carta al consejo de administración de Liberbank asegurando que había mantenido conversaciones con algún accionista de referencia del banco asturiano y manifestando su intención de lanzar una opa. El banco gallego, propiedad del venezolano Juan Carlos Escotet, propone en esa misiva una oferta de 0,56 euros por acción de Liberbank, lo que implica una prima del 44% o 0,17 céntimos, pagando el 75% en efectivo y el resto mediante un canje de acciones dirigido solo a las fundaciones bancarias de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura para que puedan mantenerse en el capital y en el consejo del futuro banco.

Ahora bien, la entidad formada por las antiguas Caixa Galicia y Caixanova aclaraba que su oferta estaba basada en información pública —los estados financieros y cuentas de resultados y el precio en Bolsa— y condicionaba su oferta a que Liberbank le dé acceso a sus cifras para realizar una «due dilligende». Esto, según la CNMV, «no resultaría admisible en una opa anunciada a la luz del real decreto de opas».

«En el caso de que manifiesten haber adoptado la decisión de formular una opa en los términos previstos en el real decreto de opas, publiquen inmediatamente un anuncio ajustado a lo dispuesto en el artículo 16 de dicho real decreto de opas y en la circular 8/2008 de la CNMV, corrigiendo por consiguiente aquellos aspectos de la información publicada en la tarde del pasado viernes día 22 de febrero que impiden considerarla como un anuncio de tal naturaleza, y en particular eliminando toda referencia a la sujeción de la oferta a un proceso de revisión», exige el supervisor bursátil.

Las formas con que la dirección de Abanca ha lanzado su oferta por Liberbank no han gustado ni en el entorno de la dirección del banco asturiano ni en el de su accionista principal, Cajastur, que la considera un opa hostil por negociarla y presentarla de espalda a ambos. A ello se suma que el anuncio irrumpe en las negociaciones que Liberbank mantiene de cara a su integración con Unicaja. Pero tampoco parece haber gustado a la CNMV. «Un elemento de nuestra normativa es que este tipo de operaciones se tienen que preparar con la máxima confidencialidad. La primera noticia que se debe tener es el anuncio de la oferta reuniendo todos los requisitos propios de una OPA», ha dicho este lunes el presidente del organismo supervisor, Sebastián Albella, que ha explicado que el anuncio de Abanca no respondían al «patrón normal» y adecuado a la normativa sobre opas y ha pedido a la entidad «que aclare la situación cuanto antes».