El 93% de las clases particulares se realizan en economía sumergida
Los estudiantes piden matemáticas en la mayoría de los casos - v.merino

El 93% de las clases particulares se realizan en economía sumergida

Según Educa-system, si se regularizase el 22% del mercado de las clases particulares se generarían 125.000 puestos de trabajo

MADRID Actualizado:

«Se ofrecen clases particulares». El mensaje cuelga de las marquesinas de los autobuses y de los postes de teléfono de media ciudad. El negocio de la enseñaza extra constituye una forma sencilla de ganar dinero, pero también un delito de defraudación a la Hacienda Pública.

De eso pretende alertar un estudio de la organización Educa-system. El informe revela que el 93% de los alumnos que piden clases particulares acuden a un docente no profesional que no está dado de alta en ningún régimen laboral, es decir, que se mueve mayoritariamente en la economía sumergida. Educa-system demuestra que el mercado desregulado de las clases particulares mueve cada año entorno a 1.800 millones de euros lejos de los ojos del fisco.

Según esta organización si se llevara al cauce legal al 22% del mercado sumergido de las clases particulares se crearían 20,5 millones de horas de trabajo en España y a su vez 125.000 puestos de trabajo principalmente entre los jóvenes, muchos de los cuales podrían acceder por primera vez al mercado laboral.

El Informe también pone de manifiesto que la mitad de los jóvenes que imparten clases particulares lo hace para ganar un dinero extra, un 25% lo hace por vocación y un 20% para adquirir experiencia.

Carlos es uno de esos jóvenes universitarios que se ha hecho con un dinero adicional a cambio de las clases particulares. «Di clases a través de la empresa educabitat y cobraban la hora a 24 euros. Desde que voy por libre la cobro a 18 euros»

Las clases particulares suelen oscilar entre «los 15 y los 20 euros», explica Carlos, que es consciente de que su actividad puede ser considerada «economía sumergida, pero que pese a todo es legítimo porque los contratos que hacen este tipo de empresas s0n contratos basura y además no ofrecen garantías a los empleados».

Acudir a un profesor particular profesional ayudaría a mejorar la calidad de la docencia y «a optimizar los resultados de los alumnos, además de crear empleo», afirma Sebastián Trivière-Casanovas, director de Educa-system.

Sin embargo, ¿empleo a que precio? Carlos cree que sería positivo regularizar el sector de las clases particulares, pero «habría que ver que puede cotizar cada uno, ya que si tuvieramos que tributar como autónomos, las clases dejarían de salir rentables».

Las materias más demandadas

Los estudiantes piden matemáticas en la mayoría de los casos (60%). El 40% restante se reparte entre inglés, física, química y lengua. Un 95% de los alumnos que acuden a un profesor particular logra sus objetivos con Educa-system.

El Informe se ha realizado a partir de más de 350.000 horas de clases particulares impartidas por Educa-system desde abril de 2003 hasta diciembre de 2011.