Cinco millones de turistas extra por el cierre de Turquía, Egipto y Túnez

España se prepara para otro año récord de visitantes foráneos, que podrían llegar a los 72 millones

MADRIDActualizado:

El sector turístico español volverá a marcar otro récord de visitantes internacionales este año en España. A diferencia de otros ejercicios no se trata solo de méritos propios ya que hay una serie de factores exógenos que están ayudando y mucho a estos buenos registros. El bajo precio del petróleo, la depreciación del dólar, la prohibición del Gobierno ruso a sus ciudadanos de viajar a Turquía y, sobre todo, los conflictos en algunos países en el Mediterráneo oriental están impulsando sobremanera la elección de nuestro país como destino vacacional este año.

En los tres primeros meses del año llegaron a España 1,3 millones de turistas «prestados» o «desviados» de Egipto, Túnez y Turquía por parte de los grandes touroperadores europeos. Esta tendencia bien podría darse en el resto del año, sobre todo a raíz de los atentados de esta misma semana en Turquía, con lo que el número de turistas extra «desviados» se elevaría a los 5 millones. En los tres últimos años España ha recibido entre 4 y 6 millones de turistas que, originalmente, tenían previsto pasar sus vacaciones en países del norte de África.

José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, asegura a ABCque «la tendencia a que nos lleguen turistas de los países del Mediterráneo con problemas de terrorismo se va a acenturar este año ya que Egipto, por ejemplo, está prácticamente vacío de visitantes ya que es un destino sobre todo fuerte en invierno por sus suaves temperaturas, mientras que en Turquía era ahora cuando empezaba la temporada y se han producido atentados tanto en la capital, Estambul, como cerca de la zona de la costa, de modo que habrá muchos turistas que no querrán ir allí y es lógico».

Touroperadores europeos

La cuestión, según la patronal turística que agrupa a hoteles y aerolíneas es que «los touroperadores están buscando desesperadamente hoteles disponibles para recolocar a sus clientes y los empresarios españoles quieren esperar un poco a comprometerse con ellos ya que la demanda nacional suele ser más tardía». Las zonas más afectadas por esta nueva demanda son Baleares, Canarias y Benidorm.

Thomas Cook, el segundo mayor touroperador de Europa, anunció hace unos días que las reservas de sus clientes hacia Turquía, su segundo destino más popular, habían caído en lo que iba de año un 5% y aún no se habían producido los atentados de esta semana. Además, anunció posteriormente que muchos de estos turistas habían optado por España para pasar sus vacaciones, lo cual no es nuevo para la empresa ya que en marzo tuvo que hacer también la misma operación fruto de los atentados de principios de año en Turquía. Este gigante del turismo europeo ha afirmado que ha desplazado los vuelos chárter que tenía previsto fletar a Turquía hacia canarias, Baleares y las costas peninsulares españolas, sitios donde ha encontrado plazas para sus miles de clientes, aunque no todas las que necesitaba.

No habrá "última hora"

En cuanto a las reservas de última hora, algo a lo que somos muy aficionados los españoles pero no tanto el resto de europeos, los touroperadores europeos ya han advertido a sus clientes que no cuenten con ellas en el caso de España, ya que es un destino muy demandado este verano.

La principal rival de Thomas Cook, TUI, ha anunciado un aumento de las reservas de un 6% debido a la fuerte demanda que tiene para destinos que no son Turquía.

El hecho de que este año vaya a ser especialmente bueno para el turismo en materia de llegada de visitantes extranjeros ha hecho que muchas agencias de viaje españolas hayan lanzado campañas de publicidad para intentar captar a los turistas con el mensaje de que si se retrasan las reservas hay riesgo de quedarse sin plazas, en otras palabras, este verano el sector espera colgar el cartel de «completo».

Entre las zonas que se verán afectadas por la llegada de estos turistas extra está la Costa del Sol. Las previsiones de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), que representa a 350 establecimientos y 88.000 camas, apuntan a una media de ocupación del 78,5% a nivel provincial en el cómputo de los meses de junio a septiembre, por lo que «se espera un buen verano». Estos datos suponen, de confirmarse, un 4% de aumento respecto al mismo periodo del año anterior. Por meses esta patronal prevé un 75% de ocupación este mes de junio, un 79% en julio para llegar a un 85% en agosto y un 75%.

Por otro lado, los empresarios de la Costa del Sol esperan poder alcanzar o superar el 80% con reservas de última hora, si bien en las zonas de costa las ocupaciones serán mas elevadas.

Otro de los iconos del turismo español, Benidorm, está registrando ya ocupaciones muy elevadas en lo que supone la antesala de un verano que puede ser histórico. Benidorm registró en mayo 1,05 millones de pernoctaciones, de las que 540.000 se han producido durante la segunda quincena del mes. Por mercados, el británico sigue siendo el primero para la ciudad alicantina, con 541.000 estancias, un 51,6% del total, y un crecimiento acumulado del 7%, por delane del español con 414.000 pernoctaciones y un comportamiento muy similar al registrado en 2015.

Antonio Mayor, presidente de la patronal turística de Benidorm Hosbec, aseguró esta misma semana que «pese a que estos datos son postiivos hay que esperar a la finalización de la campaña de verano para ver si el balance combina los datos de ocupación con los de rentabilidad».

Precisamente este asunto, el de la rentabilidad, es uno de los que más preocupa al sector. José Luis Zoreda pone el ejemplo de una tienda «en el sentido de que lo importante no es que esté llena, sino que la gente compre, pues algo parecido pasa en el sector turístico, y es lo que está pasando en cierto modo en España. No se trata solo de mirar las cifras absolutas de llegadas de visitantes extranjeros e ir acumulando récords, sino que hay que intentar que los que vengan gasten más y para eso hay que cambiar el modelo turístico entre todos».

Un 10% más de operaciones

Como es lógico esta mayor afluencia de turistas extranjeros, que podrían alcanzar los 72 millones frente a los 68,1 millones del año pasado, conllevará un aumento de los vuelos. Las compañías aéreas que operan en España ofrecen más de 186 millones de plazas durante esta temporada de verano, que empezó el 27 de marzo y se prolongará hasta el 29 de octubre de 2016. Los 186 millones de billetes de avión suponen un aumento de un 10% respecto al verano de 2015, cuando se programaron cerca de 169 millones de plazas. El número de rutas programadas en los aeropuertos españoles durante este periodo es de 2.781, 259 más que en la temporada de verano de 2015.

Entre España y Europa se han programado 119 millones de asientos y 660.000 operaciones; mientras que con Latinoamérica la oferta alcanza los 5,2 millones de asientos con 17.600 movimientos. Por su parte, en vuelos nacionales, la oferta es de 54 millones de plazas y 440.000 movimientos.

Por países, tras España, la mayor oferta es con Reino Unido, 34 millones de asientos y 182.000 vuelos, y con Alemania, 23 millones de plazas y 122.000 movimientos.

El récord de operaciones en los aeropuertos españoles se registró en 2007, cuando se superaron los 210,4 millones de aterrizajes y despeques.

Uno de los factores que ha ayudado a este repunte de la actividad es la rebaja de las tasas aeroportuarias en España, en vigor desde el pasado 1 de marzo, de alrededor de un 1,9%.Aena espera incrementar un 6,2% su tráfico de pasajeros durante el año 2016, lo que supondrá terminar el ejercicio con unos 220 millones de usuarios en los aeropuertos españoles, según lo establecido en la propuesta definitiva del Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) aprobada recientemente por su consejo de administración.

Renfe, a por otro récord

Este aumento del turismo se notará también en los trenes. Renfe logró un récord de pasajeros en 2015 al haber transportado 30,8 millones de pasajeros entre trenes AVE y larga distancia. Para este año 2016 la empresa es optimista aunque no ha cuantificado aún la previsión concreta. Lo que sí ha hecho es lanzar durante todo el año, y también ahora en vísperas estivales, agresivas campañas de precios para competir con el avión. Así, esta mis