Cinco fraudes habituales cuando se alquila una vivienda para las vacaciones

Hay que poner especial cuidado cuando el inmueble se busca a través de internet

MADRIDActualizado:

Alquilar una vivienda para pasar unos días de relax frente al mar puede convertirse en una pesadilla. Todos conocemos alguna historia en la que el protagonista llega por fin a la playa y se da cuenta de que la vivienda turística por la que ha pagado una buena suma resulta que al final no existe. Cuando el inmueble en cuestión se busca a través de internet hay que tener especial cuidado. Desde pisos.com queremos ayudarte a disfrutar de las mejores vacaciones, por eso recogemos algunos de los fraudes más habituales:

1. El casero extranjero. El timo online es, desgraciadamente, bastante común. Consiste en la publicación de un anuncio con un inmueble en alquiler cuyo rasgo principal es el carácter irresistible de su precio. Los estafadores enganchan al interesado con una renta atractiva, poniendo un teléfono de otro país y argumentando que la vivienda no se puede visitar porque el dueño vive fuera de España. De hecho, el único medio para comunicarse con él suele ser el email. El objetivo es que el incauto realice una transferencia a modo de señal, y después, desaparecer sin dejar rastro.

2. El piso de diseño. Otra de las modalidades de alquiler que mayor número de fraudes concentran en lo que respecta a apartamentos turísticos en la costa son los anuncios con fotos demasiado perfectas para ser reales. Un salón con muebles de firma y obras de arte, una cocina con equipamiento de alta gama, unas impresionantes vistas al mar… y un precio de alquiler demasiado asequible. Es importante fijarse en viviendas con imágenes que no parezcan profesionales y con un alquiler que se corresponda con la realidad del mercado.

3. Cobro por adelantado. Muchos delitos relacionados con el alquiler de vivienda se cometen exigiendo al inquilino el pago por adelantado de su estancia. Lo cierto, es que exigir una señal es perfectamente legal, pero este adelanto siempre se mueve entre el 30% y el 50% del coste total, dado que su fin es la reserva. Se trata de un importe con el que el dueño se asegura que en caso de que no se formalice el alquiler este cuente con una compensación. Si el propietario pide el 100% sin haber puesto un pie en el apartamento, sospecha.

4. Adiós a la fianza. Aunque es más habitual dentro del alquiler de larga duración, el alquiler puntual también puede estar vinculado a una fianza. Es por ello que el propietario puede negarse a devolverla argumentando que hay desperfectos en la vivienda tras la estancia. Este depósito debe ser devuelto en las mismas condiciones en las que fue entregado, constatando que no ha habido incumplimiento de contrato en cuanto a tiempo y suministros y que los daños provocados han sido producto del uso ordinario de los mismos.

5. Esperando al mensajero. Otra de las estafas que ha subido de forma espectacular es la de la entrega de llaves vía mensajero. Este timo consiste en que, tras la formalización del acuerdo entre las partes y el pago de la señal, el propietario se excusa ante el inquilino diciéndole que no puede llevarle las llaves en persona, por lo que las mandará a través de mensajero. Por desgracia, el inquilino nunca llega a ver las llaves del piso. A veces, ha habido casos en los que el dueño avisa de que va a dejar las llaves en un bar cerca del apartamento. La sorpresa es que, al llegar allí, el bar ni siquiera existe.